miércoles, 25 de mayo de 2011

'Espartaco: Dioses de la Arena'

'Spartacus: Gods of the Arena'. 6 Episodios. U.S.A. (2011).

Antes de que Espartaco llegase a la casa de Batiato como esclavo y se convirtiese en la leyenda que es, muchos otros gladiadores lucharon y perdieron la vida en el rudimentario anfiteatro de Capua, gladiadores del ludus de Batiato quien, comenzando con su afán de querer ascender en la estricta sociedad clasista romana, nos conducirá por sus inicios y por aquellos acontecimientos que le llevaron hasta, como bien se dice al comenzar la serie, ese trágico final bañado en su propia sangre.

Buscando conseguir los favores de Tulio, el hombre más influyente de Capua y quien financia la construcción del nuevo anfiteatro, Batiato comprará a un esclavo rebelde por una suma exagerada, Crixo, a pesar de tener al actual campeón de la ciudad, un galo desafiante y temerario llamado Gannicus (Dustin Clare), un gran luchador como pocos hay en el Imperio.

El problema es que Tulio ya patrocina otro ludus, el del joven Vettius, y Batiato, ambicioso pero aún algo ingenuo, sufre en sus carnes la humillación a manos de ambos. Suficiente para que su mente se desquicie por completo y comience a tejer planes oscuros e intrigas determinadas a llevar a su ludus al lugar más alto de la ciudad. Como no, estará ayudado por Lucrecia, su mujer, quien tras unos inicios bastante inocentes, tras la llegada de su amiga Gaia desde Roma, también comenzará a conocer el lado oscuro de su ser.
Por si fuera poco, el padre de Quinto no está de acuerdo en cómo dirige su hijo el ludus y, a pesar de su enfermedad, amenaza con volver a dirigirlo. Esto hará que Batiato cambie a marchas forzadas hasta el punto en el que, ni su mejor amigo Solonio, le reconocerá.
Mientras, en la arena, vemos viejos conocidos, como Barca o Ashur -a quien veremos que ya empezaba a "labrar" buenas amistades-, antes de su cogera, así como a Oenomaus y su conversión a dottore, así como su felicidad con su esposa, la también esclava Melitta, quien por azares del destino se sentirá fuertemente atraída por el despreocupado Gannicus, amigo de su marido y campeón del ludus. También asistiremos a la forja de Crixo como gladiador y a su rápida manera de aprender, así como el principio de la tórrida relación que mantendrá tiempo después con la dueña de la casa, Lucrecia. Sangre, intrigas, amor, sexo y combates en esta precuela de "Espartaco: Sangre y Arena", donde descubriremos el porqué son como son cada uno de los personajes que se encontrarán con Espartaco más adelante. Con un final apoteósico y digno, tanto en el combate, como en la despedida, esta serie nos ha introducido de nuevo en el ludus de Batiato, desde otro punto de vista y en otro momento, viendo como los actos que realizan son los que les llevan a las consecuencias futuras.

Sin ninguna duda, el personaje de Gannicus, junto con el de Oenomaus, son los mejores de esta serie surgida como un relleno mientras esperaban la recuperación del actor encargado de dar vida a Espartaco para rodar la segunda temporada. Le doy un 8'2/10.
Leer más...

domingo, 22 de mayo de 2011

'Definitivamente, quizás'

'Definitely, maybe', de Adam Brooks. U.S.A. (2008)

Will Hayes (Ryan Reynolds), ejecutivo especialista en campañas recoge a su hija Maya (Abigail Breslin) en el colegio. A la pequeña le han explicado de dónde vienen los niños y se muestra curiosa por saber cómo era su madre antes de nacer ella y porqué sus padres se divorciaron no hace mucho. Ante su insistencia, Will decide contarle una historia que abarca su vida, desde su llegada a Nueva York, pero ocultándole el auténtico nombre de las mujeres que han pasado por su vida para que no sepa de antemano quien es realmente su madre.

Así, comenzará contándole a su hija como abandonó el pequeño pueblo donde vivía, dejando a su novia de la universidad, Emily (Elisabeth Banks) en él, para trabajar en Nueva York, en la campaña electoral de Bill Clinton para la presidencia de los Estados Unidos. Trabajando en la campaña conocerá a la chica de la fotocopiadora, una alocada y simpática pelirroja llamada April (Isla Fisher), que tiene muy claro como quiere vivir. Pronto harán amistad y se sentirán levemente atraídos, pero Will tiene novia y April también, por lo que dejarán pasar el tiempo.
Del mismo modo, también conocerá a Summer Hartley (Rachel Weisz), una amiga de la universidad de Emily a la que debía entregarle un paquete, que sale con un escritor mayor que ella y es periodista, cuya atrevida personalidad también atraerá a Will.

A lo largo de los años, Will entablará relaciones con alguna de ellas y vivirá reencuentros con otras, aunque siempre estará presente en su vida April, a pesar de los vaivenes que las historias de ambos sufran durante los años venideros.
Toda la historia se ve salpicada por los ingeniosos comentarios de la pequeña Abigail Breslin, quien suele dar ese toque de madurez a sus personajes infantiles siempre, que está tremendamente interesada en descubrir cómo era su madre antes de que ella naciera para saber porqué se han divorciado y, sin que su padre lo sepa, será ella la que le ayudará a encontrar de nuevo el amor gracias a sus recuerdos del pasado.

Entretenida, una cinta romántica sin drama, con pequeños toques de humor, bien llevada y muy simpática que vuelve a jugar con el tópico de "lo tienes delante y no lo ves" que tanto se ve en estas cintas. Una agradable pequeña sorpresa que vi, junto a Prala, por pura casualidad en una época donde no estamos muy dados a ver películas.
Le doy un 7'1/10.
Leer más...

lunes, 16 de mayo de 2011

'Sobrenatural', de la 3ª a la 5ª Temporada

Para salvar a Sam de las garras de la muerte, Dean tuvo que hacer un pacto con un demonio en un cruce de caminos. El demonio no se lo pensó dos veces y aceptó el poder condenar el alma del mayor de los Winchester al infierno y le dio un año de vida para cerrar el trato.

Por dicho sacrificio y por no querer quedarse solo y perder una vez más a un familiar, Sam intentará por todos los medios encontrar la forma de romper el acuerdo que une a Dean al infierno y quedarse con su hermano. Para ello, estará dispuesto a aceptar la ayuda de una demonio llamada Ruby que les salva en alguna ocasión y que lleva un cuchillo capaz de matar demonios. Lo que ninguno de los dos hermanos sospecha es que el trato que ha cerrado Dean es el principio de un intrincado plan demoniaco que llevará al mundo al Apocalipsis, si no lo descubren y lo detienen a tiempo.

Dean está algo descontrolado. Sabe que va a terminar en el infierno y quiere llevarse por delante a cuantos monstruos y demonios se encuentre, mientras Sam ve la espiral de autodestrucción que tiene su hermano y le preocupa, intentando ayudarle a la vez que busca una forma de salvarle de ir al infierno. Para ello, y a pesar de las reticencias de Dean, aceptará ayuda de Ruby, quien le irá dando pistas sobre quien cómo salvar a su hermano, pese a que se vale de la ambigüedad característica de los demonios y parece que juega con ambos hermanos.
Por si fuera poco problema ya, los Winchester se toparán con una cazadora/vendedora de objetos malditos llamada Bella, que les dará más quebraderos de cabeza.
Conforme se acercan a la fecha límite para que Dean vaya al infierno, descubrirán que es Lilith el demonio que tiene su contrato y Ruby la pieza que puede ayudarles a acabar con ella y liberar a Dean. Pero, desgraciadamente, nada puede escapar de los sabuesos del infierno y Sam se verá solo y desesperado tras la muerte de su hermano.
La tercera temporada aumentó el interés de la serie, pese a que en Estados Unidos le redujeron el presupuesto y amenazaban con retirarla en la 4ª. Además, este año coincidió con la huelga de guionistas y la temporada acabó en 16 episodios, aunque no sufrió el corte abrupto que se apreció en otras series ese año.

Y pasan cuatro meses. Y de repente, vemos que Dean sale de una tumba y ve el sol, busca a Bobby, quien intenta matarlo al no creer que sea él. Ha salido del infierno, pero no tiene ni idea de cómo, ni porqué. Cuando se reune con Sam, el efecto que causa en su hermano es similar al del otro cazador, mostrándose incrédulo. Ahora es Sam, el hermano pequeño, el que se ha desmadrado en estos meses, retocando el Impala, cazando en solitario y estando ayudado de nuevo por Ruby, con quien mantiene una estrecha relación mientras la demonio le está enseñando a utilizar los poderes que posee por al sangre demoníaca. Es aquí cuando hace aparición por primera vez, un ángel, llamado Castiel, que afirma ser quien ha liberado a Dean del Infierno por órdenes divinas, para que detenga la rotura de los 66 sellos que cierran la prisión donde está atrapado Lucifer y, a quien Lilith está intentando liberar y cuyo primer sello fue roto por el propio Dean Winchester en los infiernos (hecho que no quiere recordar pero que otros seres del averno, como Alistair, no dejarán de hacerlo).

Asi, con una temporada más centrada en perseguir demonios y otros seres, Sam -que cada vez es más frío-, y Dean -que desconfía de los tratos que pueda tener su hermano con Ruby-, vuelven a hacer equipo para intentar evitar que Lucifer escape y traiga el armagedón a la Tierra. Ayudados por Bobby y Castiel, en esta temporada conoceremos a un profeta, a un hermano secreto y a personajes que quieren evitar que se libere Lucifer y quienes esperan todo lo contrario. Dobles juegos, desconfianza entre los hermanos y la implicación del cielo y los ángeles, en quienes nunca habían creído los Winchester, hizo de esta temporada una continuación más que interesante, con un final "brillante" que te hará desear continuar en seguida con la siguiente temporada. No es de extrañar que se renovase la serie por el aumento en las audiencias.

Y así llegamos a la quinta temporada, última retransmitida en español. Lucifer ha sido liberado y se ha desatado el apocalipsis. Por todo el planeta, demonios, criaturas infernales y los Jinetes del Apocalipsis campan a sus anchas, sembrando el caos y la destrucción, provocando innumerables muertes. Por si éste no fuera suficiente problema para ellos, Bobby quedará inválido, perdiendo un importante apoyo en sus cacerías, al igual que Castiel, quien ha desafiado al cielo por ayudar a los Winchester; pero es que, además, Sam es el recipiente para que Lucifer pueda desplegar todo su poder, utilizando mientras a un sustituto (el actor que hacía de Jacob en 'Perdidos'), y Dean se descubre como el recipiente del Arcángel Miguel: según ángeles y demonios, los dos están destinados a aceptar su destino y a dejar que Lucifer y Miguel se enfrenten en una lucha fraticida que acabará con la vida de innumerables inocentes en el intento de acabar con el fin de los días.

Los arcángeles les perseguirán, Zacarías presionará a Dean una y otra vez, mientras los hermanos deben reparar sus destrozados lazos de afecto y confianza e ir buscando una manera de acabar con Lucifer y con sus cuatro jinetes. Dioses de otras religiones, seres más poderosos que los ángeles, ayudas inesperadas (ese Crowley y su filosofía demoníaca es todo un acierto), situaciones cómicas (cómo me reí en el episodio del bromista en el que se parodían tantas series de la parrilla norteamericana o con la aparición de Paris Hilton), éfimeros regresos (volveremos a ver a Ellen y a Jo) y sacrificios finales hacen de ésta, la mejor temporada hasta el momento. Un final apoteósico, cargado de recuerdos y con una última escena que nos deja más sorprendidos aún que en el anterior fin de temporada.

Si a todo ello le sumamos una banda sonora rockera, fuerte y que siempre acompaña cuando debe, los continuos comentarios mordaces de Dean y una trama que cada vez engancha más, con sus extraños episodios, como el mencionado del bromista o el de la cara oscura de la luna, pues el resultado es que 'Sobrenatural' va cada vez a más. De hecho, la sexta temporada, recién terminada en Estados Unidos y que se suponía sería la última, ha dado paso a una renovación.

Por todo ello, al conjunto de estas temporadas le doy un 9/10.
Leer más...

martes, 10 de mayo de 2011

"Piratas": Lamentable esfuerzo de T5

Telecinco estrenó ayer "Piratas", su gran apuesta de ficción copiando prácticamente la idea de las películas de Disney de 'Piratas del Caribe' (no entraremos a valorar las similitudes con el logo), con un reparto con nombres de actores más que respetables, como Óscar Jaenada, Silvia Abril u Octavi Pujadas, así como con el reclamo de la sensual Pilar Rubio.
Y es que las series históricas estaban calando, por primera vez, en la parrilla televisiva española. TVE fue la primera en arriesgar con "Águila Roja", el héroe ninja en la España del XVII cuyos esfuerzos por presentarnos algo nuevo, aunque sea tan previsible o "cutre" a veces, agradece la audiencia. A ello le siguió en Antena 3 "Hispania", la historia de Viriato y su resistencia frente a la invasión romana de la península, que también cosecha grandes resultados y cuya segunda temporada se estrena hoy. Por eso, era lógico que la cadena que faltaba se uniera tamnbién a una ficción histórica pero... ¿de esta forma?

Antes de comenzar a destripar porque sí este primer episodio, vamos a relatar levemente en qué consiste:
Álvaro Mondego (Óscar Jaenada), es un noble venido a menos, un caradura mujeriego y burlón que va acumulando deudas y maridos ofendidos a una velocidad de espanto. Este personaje, que recuerda descaradamente tanto en aspecto como en formas a un Jack Sparrow sin tics, se ve acorralado por la Corona que le obliga a infiltrarse entre los piratas si no quiere ir preso.
Desde España, su viaje comenzará marchando a... ¿Galicia, la isla del Lobo, el Caribe? Vamos, que parece ser que se va a un islote en el que en una parte está la ciudad y fortaleza y en la otra, los piratas.

Allí, la mujer del próximo intendente, Blanca (Silvia Abril) se ha adelantado para preparar la llegada de su marido y su hijo, que va para asumir el puesto y quitar de enmedio al anterior intendente -un hombre cruel de métodos y de pocos resultados-, en cuyo hogar se hospeda (¿quién pensó que esto podía ser una buena idea?).

Sin embargo, cuando el barco está cerca de llegar, un barco que si de verdad se trata de una travesía transanlántica, parece un bajel de mala muerte, se ve asaltado por una chalupa aún más paupérrima, dirigida por el pirata Bocanegra (Aitor Mazo). Esa primera visión por el catalejo donde se ve la bandera negra pirata en la barcaza y luego una nueva visión no la muestra, en fin.
Los piratas, que antes ya han demostrado sentimientos al preocuparse por una ramera que ha recibido su castigo por prostituirse ante quien le pague -no me miréis así, yo no escribí el guión, como para buscarle el sentido-, masacran a toda la tripulación del barco. Los chorretes de sangre metidos por ordenador cantan a la legua y están horriblemente hechos y podrían haber sido sustituidos por los efectos tradicionales que habrían resultado mucho más verosímiles. Las decapitaciones con esas espadas tan finas pueden darse, claro... ¡pero no cuando se degolla a alguien sin impulso!

Ah, he dicho que masacraban a toda la tripulación, pero me he equivocado. El hijo del intendente, el repelente niño de turno, se queda en el barco porque Mondego ha convencido a Bocanegra y él se quedará como cuidador del mismo por acogerse a la ley pirata (aquí uno se pregunta la chorrada de la ley, que recuerda demasiado al "Parlamento" de las ya mencionadas cintas de Gore Verbinski, y, más importante aún, ¿dónde está el otro niño, el grumete? ¿A ese lo mataron?). Y mejor aún, Yáñez, un marido cornudo que se alista en el barco solo por reparar su mancillado honor matando a Mondego, también se queda como cocinero. Uno se pregunta entonces dónde está el barco, dónde el islote asolado por piratas y si el Yáñez este es tonto de remate o solo se lo hace.

Es en esta parte donde, a parte del resto de personajes, vemos luchando a Carmen Bocanegra (Pilar Rubio), la hija del capitán pirata (uyuyuy... Bocanegra... cuando en la nueva entrega de 'Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas', Penélope Cruz hace de hija del capitán Barbanegra. Bocanegra, Barbanegra... ¿quién iba a darse cuenta?), que queda claro que está para lucir tipo en escenas de semidesnudos y poco más, porque o no sabe interpretar o no saben dirigirla para que su personaje sea creíble. El soltar "demonios" antes de preguntar y amenace a otros piratas si le vacilan, no se demuestra que es dura. El que tras la escena de la cascada donde iba semidesnuda, predicase que era una tipa dura y luego tontease como una colegiala poniéndose coqueta y guapa para Álvaro Mondego como si estuviese coladita hasta los huesos por él y no fuese una apuesta perdida... pues termina de quitarle al personaje la nula credibilidad que ya tenía.

Pero los fallos de guión son clamorosos. El único que tiene noticia de la muerte de la tripulación del barco es el intendente porque recibe un mensaje del pirata Bocanegra. Pues le falta tiempo de contárselo a la mujer del fallecido, a Blanca. Y claro, ésta no sospecha nada de que el único que sepa semejante noticia sea él. Sin palabras.

Ahora, a la búsqueda del tesoro que va a ser el motor principal de la historia. Yo creo que con lo que vi ayer, aburrido, mientras esperaba poder ver el cuarto capítulo de 'Juego de Tronos' sin éxito, es más que suficiente. La audiencia parece que de momento, lo ha aprobado. Veremos lo que dura como sigan con esos fondos del cielo (tan similares a los de "Águila Roja")dónde se ven globos en las esquinas. Ale, fin del desfase.
Leer más...

lunes, 9 de mayo de 2011

'Street Fighter. La Leyenda'

'Street Fighter. The Legend of Chun Li', de Andrezj Bartkowiak. U.S.A. (2009)

La pequeña Chun-Li (Kristin Kreuk, la Lana de 'Smallville'), tiene que presenciar como un mafioso llamado Bison (Neal McDonough) junto con sus secuaces, entre ellos un enorme afroamericano llamado Balrog (Michael Clarke-Duncan), secuestran a su padre en su casa.

Los años pasarán rápido para la joven concertista de piano, hasta que su madre fallezca de un tumor y Chun-Li, sin nada que la ate ahora, decida perseguir al hombre que se llevó a su padre. De este modo, emprende una búsqueda por las peores zonas de Thailandia, con el único fin de eliminar a Bison y a la organización criminal que éste lidera.
Por suerte para ella -que no para nosotros, puesto que esto es simplemente relleno para hacer más larga si cabe esta abominación de película-, un agente especial de la C.I.A. destinado en Thailandia, Charlie Nash (un Chris Klein que envejece horriblemente) y su nueva compañera, la detective Maya Sunee (Moon Bloddgood), también siguen los pasos del cruel mafioso, por lo que contará con algo de ayuda.

Mientras vaga por las calles de Bangkog como una vagabunda, Chun-Li se encontrará con Gen, un maestro en artes marciales, miembro de una banda de criminales que también quiere ver desaparecer a Bison. Gen culminará el entrenamiento básico en artes marciales que Chun-Li había recibido de su padre siendo niña y la entrenará para que sea lo suficientemente fuerte como para acabar con Bison y Balrog.

Junto a ellos, Vega también tendrá un par de apariciones, siendo la última la más ridícula, en ese enfrentamiento bastante triste contra la heroína de la cinta.

Hay poco más que se pueda decir acerca de esta película. Es vergonzósamente mala. Lo que pretendía ser el reinicio de nuevo de la saga "Street Fighter" se queda en un "quiero y no puedo" donde tanto el director, como los actores, están pasando el rato disfrutando del cheque cobrado y poco más. Cierto es que con el paupérrimo guión con el que se contaba, poco más se podía hacer. Ninguna escena tiene tensión, ni siquiera la de la muerte del padre de Chun-Li, y la película deja a su predecesora protagonizada por Van Damme y Raul Julia, como una auténtica obra de arte... lo cual dice mucho -y no bueno- de esta última versión.

Un 2'8/10 es lo que mi criterio le da (que no es universal, por supuesto... ¡a ver si me debate alguien en algo!).
Leer más...

domingo, 8 de mayo de 2011

"Canción de Hielo y Fuego I: Juego de Tronos", de George R. R. Martin


"A Song of Ice and Fire: A Game of Thrones". (1996) en U.S.A., (2002) en España. 798 pág.

Hace quince años, Eddard Stark y Robert Baratheon se alzaron contra las ofensas cometidas por el último rey Targaryen, Aerys el Loco, que había secuestrado a la hermana de Eddard -prometida de Robert- y matado a su padre y hermano mayor. Gracias al apoyo de Jon Arryn, de los Tully y a la inesperada "ayuda" de Jaime Lannister, se derrotó a la familia Targaryen (cuyos hijos menores escaparon ayudados por sus criados) y se coronó como Rey de los Siete Reinos a Robert Baratheon I.

Ahora, tras tantos años de paz y calma, tras el largo verano que está tocando a su fin, Robert vuelve a necesitar la ayuda de su fiel amigo Eddard Stark, para que sustituya como "Mano del Rey" al difunto Jon Arryn y le ayude a gobernar un reino lleno de aduladores e interesados. Lo que no sospecha Stark es que hay hilos que se mueven muy detrás de él e incluso del mismo trono; conspiraciones, traiciones, engaños y conflictos que Eddard deberá descubrir y aprender a manejar si quiere sobrevivir al Juego de Tronos.

Semanas antes de que Eddard Stark decida marcharse de Invernalia acompañando al rey, se iniciarán los acontecimientos que darán lugar al más amargo e inesperado de los finales.
A través de los ojos de varios personajes, Martin nos descubre el mundo que ha creado, sus conflictos y sus intrigas, mientras los jóvenes van alcanzando su madurez y los mayores ven acercarse el fin de sus días.

De las muchas familias nobles que componen el entramado de la novela, estaremos siempre más cerca de los Stark. Desde los inicios con Eddard Stark, el señor de Invernalia, que va a ser nombrado nueva "Mano del Rey", un hombre que vive para el honor hacia su familia y su mejor amigo y rey, se nos mostrarán las vidas y pensamientos de su esposa, Catelyn Tully Stark, sacrificada a su familia, protectora y decidida; su hijo bastardo Jon Nieve, con quien veremos los confines del norte en su viaje hacia el muro; su hijo mediano Bran, que nos mantendrá siempre atentos a los hechos que sucedan en Invernalia; y sus dos hijas, Sansa y Arya, tan opuestas como la noche y el día, que acompañarán a su padre y cuyos intereses son totalmente opuestos.

Junto a ellos, conoceremos a uno de los personajes más carismáticos, el cínico enano Tyrion Lannister, hermano del "Matarreyes" y de la reina, que se dedica a hacer su voluntad ayudado de la compasión que despierta y de su afilado ingenio.
Así como a la última descendiente de la dinastía Targaryen, Daenerys de la Tormenta, que vive más allá del angosto mar junto a su hermano Viserys -El Rey Mendigo-, quien la va a entregar como regalo a un importante Khal dothraki, para que se case con él y poder así conseguir un ejército que le ayude a recuperar su trono.

La primera novela de Geroger R. R. Martin en lo que supuso su regreso a la fantasía épica es un elaborado y complejo mundo rico en detalles, en historia y con unos personajes lo suficientemente profundos y ambiguos como para no saber qué esperar de cada uno de ellos. Giros inesperados y la promesa cuando se termina de leer de que la historia sólo puede ir a mejor.

Poco se puede contar de lo que han logrado las novelas de Martin, millones de fans por todo el mundo, una excelente crítica, la revitalización de un género lleno de tópicos, convirtiéndolo en algo más adulto (otra de las nuevas novelas fantásticas, como la saga de Sapkowski), y la reciente adaptación por la HBO de este libro en una serie que intenta ser fiel a la misma y que con tan solo tres episodios ya ha encandilado a público y crítica.
Mi puntuación es de un 8'4/10. Y quedo a la espera de los siguientes.
Leer más...

jueves, 5 de mayo de 2011

'Thor'

'Thor', de Kenneth Branagh. U.S.A. (2011).

Thor (Chris Hemsworht), hijo de Odin y dios del Trueno en Asgard gracias al poder de su martillo, Mjolnir, es un dios orgulloso y temperamental, agresivo, que ansía subir al trono y demostrar a sus enemigos su poderío con los contundentes golpes de su martillo.
Justo cuando Odin (Anthony Hopkins) le cree preparado para subir al trono y dirigir con sabiduría Asgard, Thor pone en peligro la vida de sus compañeros Sif (Jaimie Alexander), Hogun (Tadanobu Asano), Fandrall (Josh Dallas) y Volstagg (un irreconocible Ray Stevenson, el último 'Punisher') y a su hermano Loki (Tom Hiddleston), y rompe una vieja tregua que pondrá en peligro a todo Asgard.

Como consecuencia de ello, Odin le privará de su poder divino, de su martillo Mjolnir y le desterrará a uno de los otros nueve reinos que componen el universo, la Tierra/Midgard, donde deberá vivir con las consecuencias de sus actos.

Allí será encontrado por Jane Foster (la flamante ganadora de un Oscar, Natalie Portman), una científica que está estudiando las tormentas eléctricas en Nuevo México y a quien acompañan el profesor Erik Selvik (Stellan Skarsgard) y la chica en prácticas Darcy Lewis (Kat Dennings) -a quien debemos algunos de los comentarios más graciosos de la cinta-, quienes le ayudarán, a cambio de conocer qué sabe de su investigación el recién llegado, a adaptarse y conseguir de nuevo su martillo de las manos de SHIELD, la agencia estatal al mando de Nick Furia, que ha llegado al lugar en cuanto ha descubierto los fenómenos extraños que se estaban produciendo.

Como muchos habréis leído o visto ya, 'Thor' está dividida en dos partes muy diferenciadas entre sí: Asgard, el mundo dorado y perfecto de los dioses, y la Tierra, donde toda la acción transcurre en un pueblecito de Nuevo México. Ambas partes están conectadas por el puente de arcoiris que guarda Heimdall (un terrorífico Idris Elba), y que servirá muchas veces como nexo para saltar de un mundo a otro en la película. Thor irá cambiando cuando vea que no es digno de su antiguo poder y que sus actos irresponsables ponen en peligro la vida de todos los que le rodean. El conflicto entre Loki, que desea el poder para sí mismo, con un padre que le quiere pese a ser diferente y un hermano que también ha estado junto a él siempre y a quien envidia, Odin y Thor respectivamente, tiene una alta carga que recuerda a las tragedias clásicas (tal vez por la afición del director a Shakespeare, o tal vez solo me lo parezca a mí), siendo sus interpretaciones y conflictos los mejor conseguidos de la cinta. La historia de amor entre Jane y Thor me resulta forzada, vacía y encajada como algo típico que todas estas producciones de Marvel deben contener. Portman no llega a tener en ningún momento química con Hemsworth, enamorándose cual colegiala de forma rápida y anodina. De igual modo, pese al conflicto interno que muestra Thor al encarar a su padre o a Loki, también es demasiado rápida y hueca su rendición ante la imposibilidad de poder recuperar su poder y volver a Asgard. E igual de rápido es ese buen humor que adopta por quedarse encerrado en un mundo que no es el suyo.
La parte de la película que transcurre en Asgard es la mejor llevada y más amena, puesto que la de Nuevo México se centra en que el Agente Coulson cerque la zona e interrogue a los protagonistas por tener algo que ver con el suceso, la relación de Jane con Thor y la redención del dios del trueno para volver a ser digno de blandir su martillo.
Bueno el breve cameo de Jeremy Rener como Burton Clint, o más conocido, Ojo de Halcón, así como el detalle de la identidad falsa de Thor, al darle la del doctor Donald Blake (la propia en los cómics).
Como colofón final, y para que Marvel no pierda la costumbre, hubo escena final tras los créditos donde volvemos a ver a Samuel L. Jackson en el papel de Nick Fury y donde se nos desvela un misterio para la futura 'Los Vengadores': Loki será el villano -no obstante, el propio actor ha dicho que ha intentado plasmar parte de las ideas de Loki para la futura cinta en ésta-. También hay que nombrar el eterno cameo de Stan Lee, esta vez, conduciendo una camioneta que se utiliza para intentar coger el martillo de Thor.

De humor sencillo, trama en la misma línea, forzada historia de amor y atisbos de drama shakesperiano (en la relación entre Loki-Odín-Thor), nos ha llegado este último trabajo de la factoría Marvel antes del estreno de la película sobre el 'Capitán América'.
En definitiva, 'Thor' no está a la altura de otras cintas de Marvel, en especial el referente de 'Iron Man', pero cumple con creces su objetivo: presentarnos al dios del trueno y seguir allanando el camino para la llegada el año que viene, de 'Los Vengadores'.
Le doy un 6'8/10.

Leer más...

miércoles, 4 de mayo de 2011

"Love Hina"

"ラブひな (Rabu Hina)". Japón (1998 - 2001). 14 Tomos

Veamos... ¿qué puedo decir para resumir el manga que no haya contado ya en el resumen de la serie anime? A riesgo de repetirme, allá voy:
Kietaro Urashima llega a la vieja posada Hinata, que regenta su abuela, para preparar los exámenes de acceso a la Tôdai, la Universidad de Tokyo, -donde quiere ir para encontrarse con una chica cuyo nombre no recuerda a la que le hizo una promesa cuando tenía cinco años-, puesto que en su casa le llaman fracasado y prácticamente le han echado de allí.
Y han hecho eso porque ya ha suspendido dos veces y no parece que vaya a aprobar el siguiente.
Cuando llega a la posada, su abuela se ha marchado y el edificio se ha convertido en una residencia femenina que tiene cinco inquilinas, a cual más enérgica, que no le quieren ver allí ni en pintura.

Por suerte para Keitaro, pronto se hará un hueco como administrador del lugar y gracias al apoyo de Shinobu y de Naru, a quien convence para que le ayude a estudiar para los exámenes, se irá ganando la amistad, y algo más, de las inquilinas.

El manga no difiere mucho de la serie anime comentada el mes pasado. Presenta a los mismos personajes y, prácticamente, las mismas situaciones. Cierto es que el manga cuenta la historia de una manera más seguida y podemos ver, poco a poco, tanto el aprobado de Keitaro en la Tôdai (que en el anime se reserva para el especial de primavera, después de acabada la serie), como los inicios de la relación de Naru y Keitaro, ya que aunque ella no termina de aceptarle para que salgan juntos, se ve el tonteo y los besos entre ambos.

Otro aspecto que el manga cuida más -imagino que por la corta duración de la serie- es el enamoramiento de los demás personajes. Como Naru no se decide, Motoko, Kaolla, Shinobu, Kanako e incluso Mitsune, van detrás de Keitaro desesperadamente, secuestrándole e impidiendo que cumpla su promesa con Naru para intentar que las elijan a ellas antes que a quien verdaderamente ama.
Aquí se aprecia mejor la decisión de Naru de salir con Keitaro y como todas las amigas aceptan dicha decisión, pese a permanecer la mayoría agazapadas en las sombras, por si las moscas.

Por último, ese epílogo de 4 años después donde se ven a todos algo más crecidos preparando la tan ansiada boda entre Keitaro y Naru que se obvió completamente en el anime, es un final como debe de ser. No es de extrañar que "Love Hina" ganase el premio Kôdansha en 2001 en categoría Shonen, puesto que es todo un divertido referente en este género.
Le doy un 8'4/10.
Leer más...

martes, 3 de mayo de 2011

"Spartacus: Sangre y Arena"

"Spartacus: Blood and Sand". U.S.A. (2010) 13 Episodios.

Imperio Romano. Año 73 a.C. A Capua llegan una nueva remesa de esclavos procedentes de Tracia. Son desertores, extranjeros que estaban en la reserva del ejército de Claudio Glabro y que contradijeron las instrucciones del legado para defender su tierra natal. Aquel al que llaman Espartaco es uno de los supervivientes que capturan y, junto a su esposa Sura, son llevados al Imperio para ser vendidos como esclavos.

Un lanista en horas bajas pero con el campeón de la ciudad, Quinto Lentulo Batiato (John Hannah, el hermano de Rachel Weisz en 'La Momia'), comprará a Espartaco tras ver como es capaz de liquidar él solo a varios gladiadores se supone que era una de las víctimas en el anfiteatro. Junto a varios esclavos, iniciará el entrenamiento y aprendizaje para convertirse en gladiador, intentando que, al complacer a su señor, éste pueda reunirle de nuevo con su esposa.

Espartaco (Andy Withfield), de quien nunca llegamos a saber su verdadero nombre, entrena pese a su inicial rechazo y el desprecio de todos los gladiadores que ya se han ganado su marca. Pronto se hace amigo de Varro (Jai Courtney), un gigantón rubio parecido a un querubín hipertrofiado que ha entrado en el ludus por sus deudas en el juego, que se convertirá en su apoyo durante su paso por los juegos y su esfuerzo por sobrevivir en la arena para encontrar a su mujer.
Junto a él, el entrenador de los esclavos, llamado Dottore (Peter Mensah), intentará que saque la furia que guarda para demostrarlo en la arena, mientras el campeón del ludus, Crixo, y los gladiadores que le apoyan -como Barca- desean ver su caída cuanto antes.
Batiato le convence pronto para que le sea obediente y pelee por su casa si quiere volver a ver a su mujer con vida y que él los reuna. Sin embargo, el domine de la casa tiene otras intenciones mientras continúa conspirando en la ciudad para poder alcanzar una posición social mayor. Su mujer, Lucrecia (Lucy Lawless, más conocida como Xena), será su fiel apoyo en todas sus decisiones, ayudándole a conspirar (aunque a veces no comparta sus métodos), para alcanzar una mayor posición social, intentando principalmente influenciar en Ilithyia -una joven influyente de Roma-, la esposa del Legado Glabro que se hospeda en su villa.
Para estos fines, Batiato se servirá de su inagotable ambición, utilizando a sus gladiadores como guardaespaldas, matones a sueldo y recaderos tramposos (el caso del sirio Ashur), de engaños y sobornos, accediendo a cuantos caprichos puedan pedirle los ciudadanos de mayor estatus que él, solo con el fin de poder mejorar su posición en los juegos y acceder a un cargo político que eleve su casa por encima del resto.
Y por ello, no verá como en el corazón de su ludus se urde, poco a poco, alimentado por el miedo, el odio, el amor, la venganza, el desengaño y el deseo de no morir para que otros se diviertan, la rebelión de esclavos más famosa del Imperio romano liderada por aquel a quien considera su nuevo campeón: Espartaco.

Con una ambientación en la Roma republicana, a caballo entre lo visto en 'Gladiator' y en otras series, como 'Roma', y la estética de sangre, combates y efectos de cámara de '300', "Espartaco: Sangre y Arena" se convierte en un espectáculo donde el sexo y la violencia priman sobre prácticamente todo lo demás. Los combates son bastante espectaculares en su mayoria, duros y sin un atisbo de piedad, ni miramientos por mostrarnos cuerpos desmembrados, ni vísceras saliendo presurosas de heridas en el vientre. Las escenas de sexo, sin llegar a lo totalmente explícito, se sirven de los desnudos sin ningún pudor y las muertes y conspiraciones son el plato del día en cada capítulo.
Personalmente, la serie me ha parecido interesante. Los calvarios por los que pasa Espartaco, desde su decisión de huir con su mujer, la aceptación de su destino como gladiador y, finalmente, la venganza contra Batiato por arrebatárselo todo son reflejados casi a la perfección por Withfield. John Hannah y Lucy Lawless también bordan los papeles de mezquinos romanos aspirando al poder, al igual que los que encarnan a Solonio o a Ilithyia, o al sirio Ashur, que también busca su propio interés. Hasta gente aparentemente fría, los gladiadores, tienen sus momentos de debilidad y sus amores, como Barca y Pietro o Crixo con Naevia.

En definitiva, una serie interesante y recomendable a todos aquellos de estómago que no se escandalicen a las primeras de cambio. La segunda temporada no verá la luz hasta el año que viene, debido a los retrasos sufridos mientras esperaban la recuperación del cáncer padecido por Andy Withfield, quien finalmente ha tenido que ser sustituido. Será raro ver a otro actor haciendo de Espartaco en la fase inicial de su revolución, pero para descubrirlo tendremos que esperar un poco más.

Le doy a esta primera temporada un 8/10.
Leer más...