jueves, 29 de abril de 2010

'Alicia en el País de las Maravillas', de Tim Burton

'Alice in Wonderland', Tim Burton. U.S.A. (2010)

Tim vendido a Disney

La nueva película de Disney, apadrinada y dirigida por el genial Tim Burton, se aleja considerablemente de la estética a la que nos tiene acostumbrados y se zambulle en uno de los clásicos de la literatura infantil, dándole una nueva vuelta de tuerca a la historia, con la intención de mostrarnos a los mismos personajes diez años después, con una Alicia más madura y con las consecuencias de dejar a la Reina de Corazones en el poder.

En la época victoriana -y tras una pequeña presentación de pequeña contando a su padre sus pesadillas protagonizadas por conejos con reloj, sombrereros locos y reinas cabezonas-, encontramos a Alicia (Mia Wasikowska), una joven en edad casadera que desafía ligeramente las normas establecidas, como hacía su padre, a la que llevan a una fiesta en mitad de la campiña inglesa. Estando allí, sin saber si es producto de su imaginación o no, seguirá a un conejo blanco vestido de chaleco y con un reloj de mano que no para de decir "Llego tarde". Alicia le sigue y, por supuesto, ya sabemos lo que sucederá a continuación. Alicia cae por una madriguera y llega a una habitación donde, entre comida y bebida, encogerá o aumentará hasta encontrar la salida.

Una vez en ese mundo tan extravagante que la joven Alicia recuerda vagamente de su infancia, se encuentra con los mismos personajes que la otra vez, a destacar al Sombrerero Loco (interpretado por Jhonny Deep)y la liebre acelerada que le acompaña, los hermanos Tweedledee y Tweedledum y, como no, el Gato Cheshire con su enigmática sonrisa. Todos estos personajes le piden ayuda para derrocar a la malvada Reina de Corazones (Helena Bonham Carter), que sumió al País en la tiranía al tomar el trono en vez de su hermana, la Reina Blanca (Anne Hathaway), que habría sido mejor gobernante. Todos los augurios apuntan a que Alicia se convertirá en el paladín que, en el día Gloricioso, acabe con el galimatías de nombre que es el dragón a las órdenes de la Reina Roja. Y a pesar de estar todo escrito, Alicia dudará de si es ese un destino que deba cumplir mientras lucha por ayudar a aquellos que la rodean y salvarles de la Reina Roja.

Cuando se asoció a este proyecto el nombre de Tim Burton, en seguida se comenzó a imaginar esta película como una extensión de la estética y el cine oscuro y tétrico al que nos tiene acostumbrados Burton. Sin embargo, Disney manda y Tim debe estar muy cómodo en su butaca, recogiendo los millones de este trabajo impersonal y dirigido al público más joven, gracias, en parte, al enorme éxito en taquilla y al timo del 3D.

La película es entretenida, pese a saber desde los primeros quince minutos como va a acabar, y su principal función es mostrarnos a todos los personajes del cuento original de Lewis Carroll en su actual estado, así como los paisajes, flora y fauna, del Mundo Subterráneo, algunos de los cuales, aspiran a tener el sello personal de Burton, pero como son menos oscuros y retorcidos que de costumbre, se quedan en eso, en una aspiración. Otro detalle a destacar es la colección de vestidos llamativos que llevará Mia Wasikowska en sus inumerables encogimientos y agrandamientos, pasando del azúl claro, al más pastel, o al rojo y negro de las cortinas del Palacio Rojo.

Personalmente, pienso que la película está bien, pero que esperaba que pudiesen extraerle muchísimas más cosas a la misma; es difícil identificarte con un personaje digitalizado o loco, pero al menos se les pide que sean algo más creibles. Desde luego, la "transformación" que sufre Alicia, convencida casi contrarreloj por la oruga, para afrontar las decisiones de los adultos, simbolizadas en atacar al "galliloquesea", y dejar atrás la infancia, es muy forzada y nada creíble. El guión, a parte de apenas estar desarrollado, ofrece un camino lineal que sabemos cual es desde el inicio y se dedica a decorarlo con el Sombrerero, Alicia y la Reina de Corazones actuando entre sí para llegar a ese desenlace predestinado.
Cierto que los roles cómicos de Helena Bonham Carter y de Jhonny Deep, ambos debajo de una enorme capa de maquillaje y efectos, son lo que mantienen viva a la película y le dan los mejores momentos: el sombrerero bipolar desquiciado, sobretodo cuando es acompañado de la liebre majareta; y esa reina que manda a todo el mundo a que le corten la cabeza por cualquier motivo, mostrando su inseguridad de esa forma, ya que envidia a su hermana, la Reina Blanca (Anne Hathaway maquillada como un fantasma), que es admirada y querida por todos por ser una noble y justa soberana.

Tal vez, el el climax de la cinta, esa batalla de fichas de ajedrez contra cartas en el tablero, sea una de las imposiciones de Disney. Todo el mundo comenta su parecido por la temática del combate con 'Las Crónicas de Narnia' o 'La Brújula Dorada', pero careciendo de cualquier épica y mostrándonos una pequeña batalla que poco o nada pintaba en la historia. De igual modo, son muchos los críticos con Burton, clamando a los cielos que el director a rodado su peor película tras 'El Planeta de los Simios'. Puede ser, pero no hay que olvidar que es una película de Disney, hecha para que la vean las masas de niños con sus padres y de jóvenes que se van a dejar maravillar por los digitalizados escenarios y las hiperbólicas criaturas y, tal vez por eso, Burton haya trabajado lo justo, aprovechando que podría estar bien cómodo, que cobraría un pastón y que no se le exigiría, ni pediría más de lo que muestra dirigiendo aquí: lo justo.

Aún así, se puede ver con alegría. Si uno no se espera grandes cosas, disfruta con ella, se entretiene y sonríe con el Gato Cheshire, con el Sombrerero Loco, con la Reina más loca aún y con -vuelta a la mención especial-, la liebre puesta de éxtasis hasta las cejas (si no lo decía reventaba xD). Le doy un 6'8/10.

Eso sí, como versión de "Alicia en el País de las Maravillas", me quedo y me seguiré quedando con el fantástico relato de Andrezj Sapkowski de "La Tarde Dorada", cuento que recomiendo a todo aquel que no lo haya leído aún.
Leer más...

miércoles, 28 de abril de 2010

Conclusiones vampíricas

Ahora que ha terminado la aventura y la partida del "Vampiro: Edad Oscura", creo que voy a colgar un pequeño resumen de lo ocurrido. No en plan narración, si no los pensamientos de Adrien Bucurel, tras haber conseguido cumplir su misión y obtener aquello que ansía su bestia y le pide su camino. Esto es un desvarío más que me apetece redactar, cosa que no les extrañará a quienes me conocen bien. Imagino que una vez hecho, cuando Thunder cuelgue su resumen en el foro, yo haré lo propio para que mis iracundos compañeros dejen el resultado fuera de lo personal y, con sus personajes, comprendan las motivaciones traídas por el Ravnos -que no el Malkavian de Aku, que ese está como una cabra y fruto de ello es lo que pasó-, ya que si no puedo sufrir consecuencias en diversos juegos xD.

Mientras deambulaba por las calles oscuras de Jerusalén buscando alimento, Adrien meditaba, sin sacar la mano del zurrón que portaba y con la que agarraba una pequeña botella de cristal. Hacía ya más de doce horas desde que el resto de vampiros que había conocido unos días antes se habían adentrado en los túneles y pasadizos que componían la desaparecida ciudad de Arcadia, por lo que era más que probable que Adán y el resto de Capadoccio hubiesen sellado para siempre la entrada. Sonrió al recordar cuan cerca había estado de correr su mismo destino, todo por ansiar el poder que les ofrecía Bernadeus si cumplían la misión.

Bernadeus, miserable cobarde; no habían caído las cenizas de los dos caballeros templarios al suelo y el loco ya estaba huyendo de la ciudad como si una jauría de lobisomes hambrientos le persiguiera. Al enterarse de que habían cumplido la misión, abandonó su posición de poder en Jerusalén, recogió a sus ghules y se largó. Estos gajos no tienen palabra, ni conocen el honor. No como los români.

Los Malkavian eran así. Impredecibles. Como bien le enseñó su sire, debía desconfiar de los bufones, mostrarles respeto, estar atento a ellos, pero no darles jamás la espalda. Gaius era un claro ejemplo. Durante la búsqueda en las grutas bajo Jerusalén, el loco se había puesto a dialogar consigo mismo, con ese fantasma que le persigue al que llama Baltar y que solo ve él y, para mi sorpresa, en cada una de sus incoherentes frases se encontraba un atisbo de realidad; los hechos que narraba eran los que ciertamente estaban sufriendo los cuatro condenados que allí moraban. Así que cuando Gaius comenzó a andar, saliendo del cementerio y de la ciudad, hacia donde se encontraba el anciano Adonijah, le seguí. El malkavian no estaba demasiado conforme con que hubiera ido, pero no le quedó otra que aceptar allí mi presencia. Cuando llegamos, Adonijah nos sorprendió de nuevo: el maldito viejo ya sabía lo qué había sucedido en las tumbas y fue quien nos confirmó la rápida huida del perro de Bernadeus.

Lo que no esperábamos, ni el loco ni yo, era que nos dijese que la misión estaba cumplida. Sentía el alma de Malakai descansar de nuevo y la salvación de los templarios restantes no era posible. En verdad, nunca había sido posible y estaban condenados a la destrucción desde el principio. Sentí un atisbo de lástima por aquellos desgraciados hermanos, pero, mientras meditaba esas palabras, mi Bestia ya había escuchado a Gaius. El loco se negaba a decirle nada al resto de compañeros. Ya fuese idea del fantasma llamado Baltar o de su mente paranoica, le dijo al anciano que si su trabajo había concluido, se marcharía y les dejaría vagar por las cavernas hasta que ellos quisieran o los capadoccio los sellaran para toda la eternidad.
No podía dar crédito a la volubilidad de la voluntad del loco, pero no me extrañaba. Pensé en volver, pero la Bestia había escuchado el plan y como yo, había comprendido que lo único de poder que quedaba para nosotros tras la huida de Bernadeus era la gota de sangre que el anciano nos entregara y que tenía el gangrel en su poder, por lo que, si había alguna posibilidad de conseguirla, era esa. Una sociedad cainita sin uno de sus líderes y un objeto poderoso: el embrujo que me ofrecía la posibilidad de terminar aquella noche con ambos logros provocaba un placer mayor que cualquiera de los saboreados siendo humano. Mi Bestia había hablado y yo había sucumbido a sus encantos.

Aunque no soy fiel seguidor de la Paradoja de mis primos orientales, si que comparto parte de sus creencias, por lo que me pareció correcto dar una oportunidad y permitir que fuese el svadharmma de cada uno el que decidiese lo que tenía que pasar por mí. Les conté a mis compañeros que iríamos a buscar a Bernadeus, que la solución al problema quizás estuviese dentro de los túneles, pero que creíamos que el malkavian fugado era clave. Por supuesto, no dije que sabía que no encontraríamos al cainita, pero hice hincapié en que sería una tarea imposible de realizar en el lapso de horas que tendríamos, pues estaba a punto de amanecer y los capadocio cerrarían la entrada a la noche siguiente, existiendo una más que probable posibilidad de que no consiguieran salir, ni salvar a los dos soldados condenados. Tomaron la decisión mientras observaba a Gaius, a quien parecía temblarle un poco la mandíbula por apretarla tanto para no estallar en carcajadas. Quisieron creer que lo conseguirían y entraron, todos menos Joni, el nosferatu, que decidó acompañarnos.


Adán nos dijo que qué pensábamos hacer nosotros y le dijimos que no volveríamos, que hiciera lo que tuviera que hacer, pese a que el ansioso malkavian estaba dispuesto a comenzar ya a tapiar el agujero. Fue su estridente risotada la que llamó la atención del resto y les animó a salir. Una vez fuera, volvieron a preguntar y volvimos a decirles las mismas cosas, ante el hastío del capadoccio que ya no sabía si entraban o salían. El azar, el destino, los dioses o qué se yo, hizo que cada uno decidiera su camino. Por supuesto, antes de que entrasen de nuevo, conjuré una ilusión y arrebaté al salvaje gangrel la botella sin que ni él, ni nadie, sospechase nada. Tras eso, con un vago gesto, me despedí de aquellos vampiros que tan pronto me habían odiado sin motivo, dándoles uno real y, no sin olvidar, que de no haber seguido a Gaius, yo también habría acabado perdido en Arcadia.

La noche pronto llegaría a su cenit y había sido provechosa, ahora, antes de saborear el pequeño toque de poder que la gota le otorgaría en su refugio, recordó por última vez al Assamita, a la Ventrue, al Gangrel y al Tszimice, perdidos en la oscuridad para siempre y se preguntó, con curiosidad, si el svadharmma todavía no habría llegado para ellos.
Leer más...

lunes, 26 de abril de 2010

Se acabó "Hay alguien ahi"

Que lento estoy, que lento... no termino esto nunca. Bueno, a ver, vamos a ello.

Hace un mes ya casi terminó la serie española de Cuatro "Hay Alguien Ahí", primer intento de ficción española de adentrarse en una serie de terror, unida al thriller policiaco de investigación que yacía como subtrama bajo los fenómenos paranormales que ocurrían en la casa de los Pardo-Simón.


Esta familia (compuesta por los padres y tres hijos) se mudaba a una idílica casa en una exclusiva urbanización, animados por un amigo de la familia que les vende la mansión. Sin embargo, una vez en la casa, comienzan a suceder extraños fenómenos y una ouija que realiza Íñigo, el hijo, con el resto de sus amigos, despertará a las dos almas en pena que están atadas a esa casa y que buscan venganza para poder descansar en paz. Elisa y Raúl, dos hermanos que fueron asesinados en la casa hace veinte años, intentan, de formas poco ortodoxas, que los habitantes de la casa les ayuden, mientras que policías, vecinos y demás personas pueden verse salpicados por las investigaciones de aquellos sucesos del pasado que se van a airear y no les interesa.

La pequeña Ana, la menor de la familia, es la que antes toma contacto con los espíritus, en especial con Raúl, que tenía la misma edad que ella al morir y de quien se hará amiga; podríamos decir que este es el "espíritu bueno", frente a Elisa, más impulsiva y vengativa, capaz de sembrar el pánico por conseguir lo que quiere, o al menos, hacerse oír. Y lo que los espíritus quieren es a Iván, aunque nadie sabe quién es el susodicho, ni donde pueden encontrarlo, ni siquiera la relación que tuvo con ambos hermanos o si tiene algo que ver con su muerte.

A la familia inicial, se sumará Jorge Selvas, un vidente dueño de una librería que intentará ayudarles, así como la inspectora de policía Ruth Bernal, que investigará el caso hasta que sea apartada de él a consecuencia de un cáncer terminal. Pese a ello, seguirá investigándolo por su cuenta, siendo sus descubrimientos vitales en ocasiones para desvelar los secretos que encierra esa casa. También está Nikoletta, la criada húngara que es más de lo que aparenta, así como los amigos de Íñigo (detonantes y víctimas), el Comisario Poveda (alguien que sabe bastante más de lo que parece) y la loca de la novia de Íñigo, Silvia, que le traerá de cabeza a él y a toda su familia.

La serie se presentaba como una novedad en el panorama nacional, donde nunca se había tomado como premisa utilizar una casa encantada y la temática de thriller/terror para narrar una historia por capítulos. Cierto es que el terror, el efecto del miedo, se perdía a los pocos capítulos, puesto que toda la familia acepta a los espíritus y el hecho de que tienen que ayudarlos y salvo la intriga generada en momentos de acertada tensión, no se buscaba ya, o no se conseguía, el efecto del terror. Eso sí, un enorme baile de secundarios ayudaban a prolongar la trama y a que no se limitase todo a la casa, sobretodo en los momentos en los que la investigación parecía quedar estancada.

El desenlace se presagiaba de esta forma, aunque tal vez porque pretendían tener otra temporada, en el último capítulo se aceleran más aún las cosas (véase el caso del compinche de Iván que quedaba y su "ridículo" final; o lo que parecía ser una nueva trama con Ana cambiándose por Raúl en el pasado). Eso sí, con la de señales que hay toda la temporada, y no es capaz de hacer nada con Irene el vidente, eso si tiene delito.

De todas formas, la serie era entretenida, pero no daba manteniendo el nivel para las dos temporadas completas. Yo destacaría al personaje de Justo, interpretado por Carlos Bardem, que me caía muy bien -pese a sus escasas apariciones- y me alegré mucho cuando le vi de nuevo en los últimos capítulos. En conclusión, yo le doy un 6'8 a la serie.
Leer más...

jueves, 15 de abril de 2010

"Dead Space: Extraction" (Wii)

Hace una semana más o menos, Prala y un servidor nos pasamos este shooter futurista que sucede en la nave espacial Ishimura y en el planeta del que se recoge el monolito que da lugar a una grave infección alienígena en los habitantes de la colonia y los de la nave, creando unos seres amorfos que atacan a todo lo que se mueve.




Directo del juego que salió al mercado un año antes para PS3, PC y X-Box 360, en este juego llevaremos a un grupo de supervivientes de la colonia que se dirigen a la nave Ishimura en busca de ayuda pero que, una vez allí, pelearán por encontrar una forma de escapar al horror en el que se ha convertido la propia nave minera, utilizando diferentes tipos de armas y contra una multitud de variantes de criaturas de pesadilla. Todo para encontrar una lanzadera que todavía funcione y los pueda salvar.


La historia transcurre más o menos a la vez que la película animada 'Dead Space: Perdición', por lo que es sorprendente que ambos grupos no se crucen. El grupo, capitaneado por el agente McNeil y compuesto por un empresario unitologista llamado Eckahrt que es de todo menos fiable, un jefe de escuadrón y la novia de uno de los mineros que encontraron el monolito, vagará por los intrincados pasadizos de la ISG Ishimura. Durante las 10 fases que dura la historia, cambiaremos un par de veces el personaje que controlamos, pero tan solo sirve para mostrarnos la historia desde diferentes puntos de vista de algunos supervivientes e implicados. Como no, el juego termina cuando la nave de ayuda del "Dead Space" intenta contactar con el Ishimura.

La versión del "Dead Space" para la plataforma Wii salió al mercado a finales del año pasado y es el único juego de la franquicia en el que pueden jugar dos personas a la vez, aunque la historia esté narrada y solo haya un personaje que se controla en cada misión. Los gráficos son menos impresionantes que en el resto de consolas, pero la ambientación y los efectos de sonido cumplen su cometido.

Destacar, sobre todo, esos momentos de locura que el protagonista sufre, esos delirios que nos hacían disparar como si estuviésemos siendo atacados en algunos momentos donde estábamos solos y es que, cuando sucedían, no avisaban al jugador. La historia es lo suficientemente entretenida y coherente para mantenerte pegado y el juego no es demasiado difícil (aunque nos la pasamos en el modo de dos jugadores y tal vez solo uno disparando sea más complicado); la única pega es que no está traducido al español, y tanto diálogos, como menús y demás datos están en inglés.

Por lo demás, un juego que te dura unas cuantas horas si quieres pasártelo (unas 8 aproximádamente) y muchas más si se entra en las diferentes fases de bonus para matar necromorfos sin piedad o si le aumentas la dificultad al juego.

Le doy un 7/10. (Vaya afán más ridículo de puntuarlo todo que tengo... xD).

Leer más...

miércoles, 14 de abril de 2010

Whedon dirigirá 'The Avengers' de Marvel

Estaba escribiendo otras cosas cuando, de repente, en una visita a Blog de Cine, me encontré con esta noticia de la que, con su permiso, me hago eco.

Al parecer, Marvel ha hecho oficial el rumor que llevaba apenas semana y media sonando, de que el creador de "Buffy" y "Ángel", entre otras, Joss Whedon, será el encargado de reescribir el guión que ya tenían preparado (el mismo insensato que hizo el de 'Elektra', 'X-Men 3' o el borrador original de 'El Increíble Hulk' que luego modificó Norton) y de filmar la cinta que se estrenará en 2012 y que pretende reunir a Iron Man, Hulk, Capitán América, Nick Fury y Thor, entre otros, -es decir, Robert Downey Jr., Edward Norton, Chris Evans, Samuel L. Jackson, etc.- en una superproducción titánica.


De Whedon puedo decir poco, salvo que su única experiencia como director fue la conclusión de su cancelada serie "Firefly" en esa entretenida película que es 'Serenity' y que estuvo una temporada al frente de "Astonishing X-Men", por lo que sobre personajes de la Marvel, algo sabe. Eso, sumado a la increible imaginación y originalidad que tiene pueden llevar a que sea un auténtico peliculón... o que se lie demasiado, quien sabe.

Ahora sería el momento para que algún entendido, fan y forofo de Joss comenzase a opinar y dar sus versiones, pero mientras no suceda, esto es todo lo que hay que comentar sobre la noticia.

Un saludo.
Leer más...

martes, 13 de abril de 2010

'Daybreakers'

'Daybreakers', de Michael y Peter Spierig. Australia/U.S.A. (2009)

Ex-vampiros bronceados

Estamos en el año 2019. La humanidad se ha visto acorralada y prácticamente ha sido extinta por los vampiros, que en algún momento decidieron desenmascararse y convertir (al parecer) al 70% de la población mientras el resto quedaba como alimentos.

Tras diez años desde esta situación, los vampiros viven tranquilamente en toda la tierra, haciendo las noches suyas y los días, pues también. Sin embargo, la población vampírica se enfrenta a uno de los mayores desastres que podrían tener: la hambruna.
Sam Neil (Alan Grant en 'Jurassic Park') interpreta al magnate que posee la empresa que desangra a los humanos para su consumo (al estilo las plantaciones de 'Matrix') y que, al mismo tiempo, tiene trabajando a dos científicos para encontrar un sustitutivo de la sangre que no haga más daño que bien entre los vampiros.

Ethan Hawke ('Training Day') interpreta a uno de esos científicos y al protagonista principal, que desea encontrar el sustitutivo más que por la futura crisis de hambre, porque siente lástima por el fin que el destino ha deparado a los humanos, meros contenedores de sangre para alimentarles.

Ante esta crisis de sangre (en los cafés que toman los vampiros -sí, esta gilipollez se ve en la película- se sirve un 20% y pasa luego al 5%), aquellos vampiros que no pueden adquirirla y pasan mucho tiempo sin consumirla se están transformando en seres grotescos con aspecto de murciélago, sin pelo y con grandes garras y alas, y habitan en las alcantarillas o atacando a otros vampiros para alimentarse, hecho que al parecer, hace que aumente la velocidad de su degeneración física y mental(sí, otra cosa congruente con el universo vampírico... y no acaba ahí).

Con este planteamiento inicial, encontramos que el protagonista se encuentra de casualidad con unos cuantos humanos libres, fugitivos de las autoridades vampíricas y, como siente nostalgia por cuando él era humano, les ayuda. Para devolverle el favor, los humanos le presentarán a su líder, William Dafoe (el duende verde en 'Spiderman'), un humano que asegura haber sido vampiro y que conoce la cura, a base de tostarse al sol, para el vampirismo (llegados a este punto, yo también sabía que esa era la "cura" para erradicar el vampirismo... o eso creía, infeliz de mi).

Ante la posibilidad de encontrar algo mejor que un sustitutivo de la sangre y poder curarse él y toda la humanidad, el protagonista se une a este grupo de rebeldes para ayudarse mútuamente. Sin embargo, un traicionero hermano y la sombra del jefe les estarán vigilando e intentando que los humanos sigan siendo ese delicioso bocado. Todo mientras los vampiros se rebelan en las ciudades contra ¿ellos mismos? porque no queda sangre y se ataca a esas criaturas en las que muchos han mutado.

'Daybreakers' es un truño. Con todas las letras y con todas las razones. Pasando por alto las vergonzosas explicaciones que se le dan a los cambios en los vampiros, a la falta de sangre o a la transformación de nuevo en humano -que fíjate lo sencilla que es, y toda la puñetera vida los vampiros asustando si luego con un zippo...-, el guión es bastante escaso. Los personajes menos que justitos, son caricaturas sacadas de la imaginación del más vago de los guionistas y aunque se ponga a caras conocidas en los roles principales, o se introduzca para un par de escenas vergonzosas a Isabel Lucas (la otra chica que sale en 'Transformers 2' y no es Megan Fox) y se la ponga en los créditos iniciales como si fuera una estrella.
Si la hubiesen hecho completamente con el tono sangriento y gore que toma en sus últimos 5 minútos, quizás habría sido algo divertida.

La película, si alguno tiene la hilarante idea de verla, cosa que desaconsejo, se merece muy poquito. Un 2'5/10.
Leer más...

lunes, 12 de abril de 2010

La culpable

Profunda y preciosa canción este quinto opening de 'Full Metal Alchemist: Brotherhood', que durará de aquí al final de la serie en el capítulo 63 (aunque hay quien dice que habrán 72, pero eso ya sería pedir demasiado).


Esta canción ha sido la culpable de mis vueltas de cabeza, de mis planteamientos y de mi nostalgia (pese a que no se pueda sentir nostalgia de algo que nunca has tenido, ni pasado). Y, por si fuera poco, para poder publicarla he debido de reestructurar completamente el blog para que se pueda ver bien.
Por ello es culpable de más de una cosa -sin contar el ser la cabecera definitiva de una de las mejores series de Anime/Manga de los últimos tiempos-.

De todos modos, este cambio no lo va a percibir nadie más que Prala y yo, así que es algo personal.



Dejo por aquí una frase del día, que hace mucho que no dejo ninguna, y me ha hecho gracia.

"Cuanto más alto hablaba de su honor, más rápidamente contábamos los cubiertos".
(Ralph W. Emerson)

Nada más que añadir ^^.
Leer más...

sábado, 3 de abril de 2010

'Furia de Titanes (2010)'

'Clash of the Titans', de Louis Leterrier. U.S.A. (2010)

Furia sin titanes

En la Grecia mitológica, Perseo (Sam Worthington), el hijo ilegítimo del rey Asclepio, abandonado a su suerte nada más nacer, es recogido por una familia de pescadores que lo crían como propio. Conforme pasan los años, los hombres se sienten más abandonados por los dioses del Olimpo y algunas polis, como Argos, se erigen desafiantes, cansados de las penurias que les obligan a pasar los dioses, por lo que comienzan a destruir templos y estatuas de los olímpicos.


Todo esto no afectaría a Perseo, que es un pescador, si no se diera la casualidad de que presencian uno de estos sacrilegios que Hades (Ralph Fiennes interpretando a un casposo y jorobado dios de la muerte) castiga, viéndose injustamente atacado por la ira del dios y viendo como su familia muere sin que él pueda salvarla.

Rescatado por soldados de Argos de vagar a la deriva, será testigo de la amenaza de Hades, que ha logrado convencer a Zeus (Liam Neeson bastante correctito) de que le permita castigar a los humanos para que les teman y vuelvan a implorar su misericordia, todo ello utilizando al Kraken, un monstruo titánico que creó el propio Hades. Además, ante las ofensas de Casiopea, reina de Argos, se les exige que entreguen a su hija, la bella Andrómeda (Alexa Dávalos), en sacrificio al Kraken o la ciudad será destruida.

Como después de tanta revelación faltaba algo, por fin se dice que Perseo es hijo de Zeus, por lo tanto, un semidios. Así que, para buscar una forma de acabar con el Kraken sin tener que sacrificar a la princesa, un grupo de soldados, junto con Perseo, dos mercenarios y la inmortal Io (una bella Gemma Arterton), que será quien haga de su guía en la aventura -en contraposición con el viejo actor de la película original de 1981- marcharán en busca de las ancianas estigias para que les muestren la forma de acabar con la temible criatura.

De esta forma, Perseo se enfrentará a escorpiones gigantes, a las Parcas, a Acrisio (deformado y maldito por Zeus), a Medusa y, finalmente al Kraken, para poder salvar a los hombres de la injustificada cólera de los dioses y, en particular, de los conspiratorios planes de Hades.

Aunque la película sigue la misma historia que la cinta que reversiona, sustituyendo tan solo un par de acciones, como poner a Hades de malo definitivo en vez de que los hechos sean por la cólera de Tethis, o cambiar a Calibos -el deforme demonio rojo hijo de la diosa de los mares- por Acrisio (con la misma forma casi), como le dije a Prala y a mis amigos tras verla, a la cinta le falta alma (qué profundo suena xD).

Y le falta alma porque sí. Perseo es un hombre enfadado con el mundo, que no ha empuñado un arma en su vida, pero que le encanta perseguir a cualquier bicho que se le ponga por delante solo para satisfacer su ansia de matar como excusa de venganza. No hay amor, ni honor en lo que hace; solo venganza. Pero es una venganza tan tristemente llevada que lo único que podemos pensar del personaje interpretado por Worthington es que una vida de pescador le ha frustrado tanto que debería darle las gracias a Hades por matar a su familia, ya que así descubre que lo que le gusta es "dar palos" y necesitaba una excusa para empezar a hacerlo. Perseo se lanza como loco a por monstruos, escorpiones y cualquier cosa que pueda darle algo de guerra, sin importarle las muertes que pueda causar en el grupo y erigiéndose como líder al que seguir solo por tener sangre divina.

Con estos atropellados vaivenes, de combate en combate y con la cansina fórmula "no quiero nada de los dioses, haré esto como un hombre", transcurre la película, sin pena ni gloria.
Eso sí, me gustaría destacar un par de cosas que me decepcionaron especialmente:

- La idea de que Pegaso sea negro y haya una manada de caballos alados, aunque es pasable;

- el ridículo diseño de Caronte en su barca (que tienen que cortar la escena para que aparezcan arriba, porque no tienen por donde subir xD) y su escasa movilidad (el esqueleto de la película original quedaba mucho mejor), te hace querer volver a ver los efectos de Harryhausen;

- la escena del combate contra la Medusa carece de tensión. Vemos a la culebreante gorgona, que canta mucho su digitalización, corriendo en pantalla persiguiendo a todos los compañeros de Perseo y convirtiéndolos en piedra, uno a uno. Sin palabras cuando el "protoss" (y quien me diga que no es un protoss de la antigua Grecia, es que no tiene NPI de 'Starcraft') se sacrifica y lo más ridículo, lo pulido que estaba el escudo de caparazón de escorpión por dentro y lo cogido con pinzas que queda en el argumento la aparición de un escudo que ayude al héroe a acabar con Medusa.

- el Kraken. El dichoso bicho se pasa 5 minutos saliendo del agua mientras Perseo y su Pegaso negro tuneado esquivan y persiguen a esos diablillos alados que tan gratuitamente esparce Hades en esta versión. La muerte final del Kraken, ridícula. El desenlace de toda la historia... me dejó sin palabras.

- El detalle del Buho mecánico que Atenea entrega a Perseo en la película de 1981 sale aquí, como una burla de lo que era. Y como no, la IO que no pinta nada, como si se quisiera reivindicar el papel de la mujer luchadora en esta película o, simplemente, porque siempre tiene que haber una heroína.

Para terminar, decir que 'Furia de Titanes' solo es eso, furia, sin más titanes que la exageración de los efectos digitales y el nuevo ansia de la era "post-Avatar" de que todas las películas de gran presupuesto deban estrenarse en 3-D. La historia carece de una linealidad que le de sentido y qué decir de profundidad en los personajes, más estereotipados imposible. Fiennes lo intenta con ese Hades ceniciento y triste, que cojea y anda inclinado en contraste con los brillos desproporcionados de los dioses que rodean a Zeus. Poco puedo criticar a Liam Nesson, me cae bien. Sin embargo, Perseo es un desastre; Worthington nos da a un personaje plano e inexpresivo, que acaba de descubrir las espadas y quiere pasar toda la película usándola porque sí.

Le doy un 4'6/10.
Leer más...