martes, 27 de septiembre de 2011

"Canción de Hielo y Fuego IV: Festín de Cuervos", de George R.R. Martin

"A Song of Ice and Fire IV: A Feast for Crows". E.E.U.U. (2005), España (2007). 864 pág.

La llamada Guerra de los Cinco Reyes casi ha llegado a su fin. Stannis Baratheon ha dejado prácticamente sin defensas Rocadragón en su marcha hacia el norte y Aguasdulces es la única fortaleza en la que todavía ondea el huargo de los Stark y sigue sin doblegarse al Trono de Hierro.

Mientras Cersei Lannister cumple con su papel de reina regente y hace y deshace a su antojo en el Consejo y en el Reino, en el sur, la Casa Martell comienza a desvelar a cuenta gotas un plan que lleva fraguándose décadas para vengar la muerte de la princesa Elia, asesinada por Gregor Clegane cuando cayó la dinastía Targaryen en la guerra del Usurpador. Samwell Tarly parte del Muro con una importante misión, convertirse en maestre para la Guardia de la Noche y, tras la muerte de Balon Greyjoy, el Trono de Piedramar es reclamado por multitud de aspirantes, entre ellos el hermano de Balon, de Victarion y de Aeron Pelomojado, Euron Ojo de Cuervo, que ha regresado para reclamar el trono de las Islas de Hierro y, según afirma, cuenta con el poder para conquistar incluso los reinos de poniente.

Tras la sucesión de hechos terribles y el climax al que se llegó en el anterior libro, la política del Trono de Hierro parece haberse tranquilizado, salvo por el nuevo frente que se abre tras la reciente muerte de la Víbora de Dorne.

Cersei se ha hecho con el control total del Consejo privado del rey y, reinando como regente y sin una auténtica mano que le imponga su voluntad tras las desapariciones de su hermano Tyrion y su padre Tywin, la madre del rey hace y deshace a su antojo, nombrando a los miembros que le parecen mejores y rodeándose de aduladores, lo que la hace creer que hay conspiraciones por todas partes -especialmente de la prometida de su hijo y su casa, los Tyrell-. Sin embargo, ella se considera la única sucesora de su padre, la auténtica Lannister, tras abjurar de su hermano el Gnomo y afirmar no reconocer al Jaime Lannister que volvió de su cautiverio en Aguasdulces y en Harrenhal.
Sus decisiones, más llevadas por el orgullo o el miedo, le abren la puerta de la ciudad a nuevos colectivos creados durante las guerras, como los gorriones, o le procurarán la enemistad con sus súbditos y los deudores del reino. Y es que Cersei, en la supuesta calma que hay tras la finalización de la guerra, sentará las bases de nuevos conflictos que pueden llegar a estallarle en la cara.

Jaime, su mellizo, como Lord Comandante de la Guardia Real no puede evitar sentir que se ha distanciado de su hermana, a quien asegura no conocer ya, sin mencionar la culpabilidad que siente por la huida de su hermano Tyrion y lo sucedido con su padre. Deseoso de salir de Desembarco del Rey y hastiado de su hermana, acepta marchar hacia Harrenhal y Aguasdulces para poner fin -intentando cumplir su juramento a Catelyn Tully Stark-, al asedio que rodea la fortaleza y que dirige el Pez Negro. Acompañado de Ilyn Payne, intentará recuperar su valía al combate y se observa su cada vez más claro cambio de personalidad con respecto a su forma de ser anterior y los sentimientos hacia su hermana.

Uno de esos cambios lo ha vivido Brienne de Tarth. La guerrera parte con la espada Guardajuramentos, forjada con parte de los restos del mandoble de acero valyrio Nieve de Eddard Stark, y con un salvoconducto firmado por el propio rey, a la búsqueda de Sansa Stark, ya que a la pequeña Arya la han dado por muerta y Brienne desea cumplir el juramento que le hizo a Lady Catelyn encontrando a su hija. A su viaje se le unirá, sorprendentemente, el joven escudero de Tyrion, Podrick Payne, pero los rastros falsos y las pistas equivocadas harán perder más tiempo del necesario a la guerrera y meterla en problemas que no harán sino complicar su viaje.

En el Sur, de la mano de varios personajes como el Guardia Real Arys Oakheart; el guardia privado de Doran Martell, Areo Hotah; la hija de Doran, la princesa Arianne Martell, vamos contemplando el germen de la revolución, el de un odio oculto en los corazones que debido a nuevos acontecimientos, está despertando nuevamente en Dorne hacia el Trono de Hierro y la casa Lannister.
Mientras que en las Islas de Hierro, Aeron Pelomojado, Victarion Greyjoy y Asha Greyjoy, la hija del fallecido rey Balon, contemplan la celebración de una Asamblea para decidir quién se sentará en el trono de las Islas de Hierro, cada uno interesado en sus propios intereses, pero todos ellos deseosos de que Euron Ojo de Cuervo, hermano de Balon y desterrado años atrás, no sea el elegido.

Desde el muro, un asustado Samwell Tarly parte junto con Elí y el maestre Aemon hacia Antigua, para forjar su propia cadena de maestre y convertirse en alguien sabio capaz de servir mejor a la Guardia de la Noche. Un viaje en barco que resultará agotador para él y, sobretodo, para el anciano Aemon. Pasarán por las tierras de Braavos en su viaje hacia antigua y Samwell conocerá más de lo que nunca hubiera imaginado cuando su padre le desterró a la Guardia de la Noche.

Mientras tanto, presenciamos el inicio de entrenamiento de Arya Stark en la Casa del Blanco y Negro en Braavos, para convertirse en un Hombre Sin Rostro, un asesino entrenado y sin ninguna identidad. El pensamiento de la hija menor del fallecido Ned Stark de que está completamente sola en el mundo la hace desear, como ya viniera haciendo, convertirse en un instrumento para traer la muerte a aquellos que destruyeron su vida.

Su hermana Sansa, ajena a todo lo demás, se refugia en el Nido de Águilas, oculta bajo la falsa identidad de Alayne Piedra, la hija bastarda de Lord Petyr Baelish, quien ha logrado ascender rápidamente en los últimos tiempos hacia posiciones de poder cada vez mayores y quien se reconoce como el amo del resto de marionetas en el juego de tronos, que bailan y se matan a su antojo. La aparente seguridad de Sansa depende de cuanto quiera hacer de verdadero padre Meñique, pese a los planes que afirme tener para la que considera única heredera de los Stark.

En este libro, llamado por todos de transición y así considerado después de los acontecimientos acaecidos en "Tormenta de Espadas", Martin prescinde de la mayoría de sus personajes principales. No hay capítulos de Tyrion, ni de Jon Nieve, ni de Daenerys, ni de Bran, por citar a aquellos que nos acompañan desde el principio, y a otros que llevan algo menos de tiempo, como Davos.
Pese a ello, ni es un libro aburrido, ni se ha descuidado porque esté a la espera de grandes acontecimientos pues aquí comienzan a fraguarse y se dan auténticos pequeños desastres que siguen condicionando el destino de Poniente y de sus habitantes.
Sobre los personajes "olvidados"... el Gnomo estará presente en la mente de sus hermanos, atemorizada Cersei por los recuerdos de una vieja maegi que en su niñez le adivinó el futuro y le dijo que una reina más joven llegaría y se lo arrebataría todo, lo que explica su odio hacia Margaery Tyrell, y que moriría a manos de su hermano menor, revelándonos el porqué de su animadversión hacia Tyrion; y odiándose Jaime, puesto que le echa de menos pero se sabe responsable de sus últimos actos al ayudarle a escapar y, lo peor, sus últimas palabras antes de marcharse sobre los encuentros sexuales de Cersei con varios miembros de la corte.

Y Daenerys, sobre quien ya van llegando más rumores, ya se escucha que los dragones han vuelto y, por si fuera poco, parece que todos los aspirantes al trono la quieren de esposa y la van a conseguir "porque ellos lo valen".

El libro ha estado muy bien, vuelve a terminar con varios capítulos dejando en la intriga más absoluta el destino de los personajes y, desde luego, el panorama desolador que se ve por delante no tiene aspecto de mejorar en un futuro cercano. A la espera de la quinta entrega, pese a que ya está publicada en inglés y traducida por aficionados, creo que soportaré la espera con otros títulos olvidados y relecturas varias.

Le doy un 8'3/10.
Leer más...

jueves, 22 de septiembre de 2011

"Canción de Hielo y Fuego III: Tormenta de Espadas", de George R.R. Martin

"A Song of Ice and Fire III: A Storm of Swords". Reino Unido y E.E.U.U. (2000), España (2005). 1.232 pág.

Desembarco del Rey sobrevivió al ataque de Stannis Baratheon gracias, en gran medida, a los métodos que Tyrion el mediohombre ideó para frenar la flota en el Aguasnegras y a la inesperada alianza de la casa Martell con su padre, Tywin Lannister, ideada y llevada a cabo por Meñique.
Con los rescoldos de una batalla ganada por el Trono de Hierro, los Lannister, ahora dirigidos y temidos por la mano de hierro de la nueva Mano del Rey, Tywin, comienzan sus preparativos para reinstaurar la paz en los siete reinos.
Mientras tanto, el norte ha sido asediado por las fuerzas de los hombres del hierro del rey Balon Greyjoy y hasta Invernalia se ha visto reducida a escombros. Catelyn Stark ha depositado esperanzas en los juramentos de Jaime Lannister, el Matarreyes, y Jon Nieve está aprendiendo a vivir y sentir como un hombre libre, un salvaje de más allá del muro, mientras intenta cumplir la última orden de Qhorin Mediamano.
Cada vez más peligros acechan a los reinos de poniente, conforme el invierno avanza inexorable hacia ellos y, sin que lo sepan, Daenerys, La Madre de Dragones, última descendiente de la casa Targaryen, se desplaza junto a sus dothrakis en los barcos de Illyrio hacia Astapor, con la intención de conseguir un ejército para reclamar el Trono de Hierro que por derecho le corresponde.

A lo largo de las más de mil páginas que componen este volumen, el más extenso hasta la fecha, volvemos a reencontrarnos con los personajes que nos han ido acompañando y alguno nuevo, como Samwell Tarly, el mayordomo del Maestre Aemon y mejor amigo de Jon Nieve en la Guardia de la Noche y Jaime Lannister, en su vuelta a Desembarco del Rey guiado por la guerrera Brienne de Tarth.

Así que en la llamada "Guerra de los Cinco Reyes", Catelyn Stark sigue preocupada por la marcha de los conflictos y ve enemigos en todas partes. Que su hijo Robb regrese del sur casado, solo hace enfriar la alianza con los Frey y todos conocen lo retorcido que puede llegar a ser el viejo Walder, el señor de Los Gemelos.
Además, sabe que ha depositado las esperanzas de recuperar a sus hijas en el perjuro Matarreyes y que al liberarlo se enfrenta a acusaciones de traición y a la desconfianza de todos los vasallos de su hijo.

En Desembarco del Rey, Sansa Stark se siente aliviada por primera vez. Mientras el plan de Ser Dontos parece ir avanzando, la ruptura de su compromiso con Joffrey, al prometerse éste con Margaery Tyrell, le ha dado nuevas esperanzas y planes al soñar con el cálido sur y las tierras de los Tyrell. Pero la sombra de los Lannister planea cerca y la nueva Mano del Rey, Tywin Lannister, tiene sus propios planes para la pequeña Stark.
Tyrion Lannister se recupera de las heridas causadas cuando se lanzó a liderar a las tropas de Desembarco a la desembocadura del Aguasnegras. Ha perdido el control sobre Bronn y le han confinado a unas estrechas habitaciones, echándole de la Torre de la Mano tras la llegada de su padre. Por si fuera poco, tras la batalla y mientras estaba inconsciente, su hermana Cersei se ha deshecho de aquellos que controlaba el Gnomo y siente que su vida corre más peligro que nunca al enemistarse con su padre.

Ser Davos Seaworth es encontrado por una de las naves lysenas que ayudaban a Stannis Baratheon cuando está a punto de desfallecer y regresa a Rocadragón con la única intención de eliminar a Melisandre, la mujer de rojo, la hechicera de R'lhor que ha envenenado a toda la corte con sus palabras y promesas de un nuevo dios y, sobretodo, al justo y severo Stannis.

La pequeña Arya Stark ha decidido viajar hacia el norte, donde se encuentre su familia, sea en Aguasdulces o en Invernalia o, aunque tuviera que dirigirse al muro para encontrarse de nuevo con su mediohermano Jon Nieve. Acompañada de Pastel Caliente y de Gendry, la joven loba espera terminar con ese calvario cuanto antes y regresar con una cara conocida que no la abandone, pero por el camino solo encontrará más dificultades, abandonos y dolor, que la llevarán a tomar una difícil decisión como única alternativa.

Y en el mismo camino, pero en direcciones opuestas, Jaime Lannister, junto a su primo Cleos Frey y escoltado por la Doncella de Tarth, Brienne, regresa hasta Desembarco del Rey para ser intercambiado por Sansa y Arya Stark. Pero las ganas de escapar de Jaime les harán caer ante los mercenarios de Vargo "la cabra" Hoat, líder de los Titiriteros Sangrientos, cuya base en Harrenhal es un bastión norteño. Jaime será despojado de lo que más quería, lo que le hará comenzar a ver el mundo con otra perspectiva, sobretodo por el comportamiento de la fea Brienne ante él, que no es ni respetuoso, ni temeroso.

Al norte, Samwell Tarly regresa al Muro con los supervivientes del grupo que el Viejo Oso, el Lord Comandante Jeor Mormont, dirige tras ver los peligros a los que se enfrentan y sufrirlos en sus propias carnes. Samwell tendrá que sacar fuerzas y encontrar valor allí donde no se esperaba encontrarlo para seguir adelante y llegar al Muro, para avisar de los peligros que les pisan los talones.

Mientras, más al norte aún, Jon Nieve, convertido ahora en un miembro del pueblo libre, eso sí, extremadamente vigilado, intenta descubrir los planes de Mance Rayder para poder volver al Muro con lo que pretenden hacer los salvajes. Todo tipo de ciraturas y todas las tribus se han reunido para asaltar a los reinos del norte y Qhorin sospechaba que tenían, además, una poderosa arma capaz de derribar el Muro. Jon tendrá que romper sus votos para ganarse la confianza de Ygritte y del resto de sus nuevos compañeros mientras intenta encontrar el mejor momento para dar el aviso al Muro.

Y dirigiéndose al Muro está Bran Stark, escoltado por los hermanos Reed, junto con su huargo Verano y Hodor, tras haberse separado de su hermano pequeño Rickon, Bran viaja por imperativo casi de Howland Reed, hacia más allá del muro para encontrar a alguien que sea capaz de enseñarle a controlar sus poderes de warg: al cuervo de tres ojos.

Las guerras entre estos reyes están acabando con las pocas cosechas que quedaban por recoger, el otoño está a punto de terminar y el invierno se acerca, inexorable y temible tras tantos años de verano, con revueltas insignificantes ante lo que tiene que venir de más allá del muro y de más allá de los mares... porque la princesa Daenerys está reclutando un terrible ejército para asaltar poniente y hacerse con el Trono de Hierro y, valiéndose de sus pequeños dragones, la última Targaryen está demostrando en la Bahía de los Esclavos porqué el lema de su casa es "Sangre y Fuego", sobreponiéndose a revelaciones que, en muchos casos, suponen traiciones de sus más fieles súbditos.

El mejor libro de los que llevo leídos hasta ahora (y que consté que terminé el cuarto), tanto por el número de personajes, como por la cantidad de hechos, giros y sorpresas -algunas menos agradables que otras- con los que Martin riega la narración. Poniente se desangra por intentar mantener una paz vacua y aparente, muchos personajes cambian y la fachada que se construía en torno a ellos se cae, como les pasa a Tyrion o a Jaime y, lo más importante, comenzamos a vislumbrar a quien verdaderamente mueve todos los hilos de este juego de tronos.

A pesar de los dos volúmenes, devoré con fruición ambos libros. Aunque el siguiente está bien, no creo que los demás puedan llegar al nivel de éste. Le doy un 9'6/10.
Leer más...

martes, 20 de septiembre de 2011

'Súper 8'

'Super 8', de J.J. Abrams. E.E.U.U. (2011)

En un pequeño pueblo estadounidense, en 1979, Joe Lamb (Joel Courtney), acaba de perder a su madre en un accidente y vive solo con su padre, que es policia del pueblo y que nunca ha sabido como tratarle. Las heridas se van curando gracias al mejor amigo de Joe, Charles (Riley Griffiths), que está rodando una pequeña película de zombis amateur en super 8 para enviarla a un concurso y Joe se dedica al maquillaje.

Una noche, tras acabar las clases, deciden reunirse todo el equipo para rodar en la estación por la noche. Charles ha convencido a Alice Dainard (Elle Fanning, la hermana menor de Dakota Fanning), para que participe en la película tras un pequeño cambio de guión, junto sus amigos Martin, Preston y Cary -atención especial al creador de petardos-. Mientras están rodando, pasa un tren del ejército y sufre un terrible accidente que hace que descarrile y destruya todo lo que hay a su paso, salvándose los chicos de milagro. Lo que nadie sabe es que en ese tren había algo cuya existencia no quería el ejército que se supiera y ahora está libre, siendo el único testigo, la cámara caída de Charles.

Así comienza la pequeña "aventura" de estos niños. Mientras ellos intentan seguir rodando escenas para su película, el pueblo se ve rápidamente tomado por las fuerzas aéreas comandadas por Nelec (Noah Emmerich), quienes no informan al departamento del sheriff de lo ocurrido con el accidente y se dan toda la prisa en recoger los restos del mismo, comienzan a suceder extraños acontecimientos en el pueblo: los perros se han marchado, hay personas que desaparecen y se denuncian multitud de robos de material electrónico. Encima, uno de esos desaparecidos es el sheriff y recaerá sobre el padre de Joe, Jackson, el dirigir al departamento de policia, lo que provocará una mayor tensión con su hijo.
Poco a poco, el misterio que Nelec quiere ocultar se irá mostrando y el ser de otro planeta se mostrará en la cinta que Charles ha grabado. Así que, mientras ruedan su película y se escaquean de los controles militares, cuando uno de ellos esté en peligro, el resto de amigos se lanzarán a la búsqueda y rescate, sin importar los peligros en los que puedan caer.

A pesar de que 'Súper 8' se ha vendido como una película muy espectacular y llena de efectos especiales, no son ni de lejos lo importante de una historia de amistad, compañerismo e ilusión, que nos trae muchos recuerdos de películas como 'Los Goonies' o 'E.T.', donde los niños eran los protagonistas de su propia aventura. El hecho de que los efectos sean tan grandilocuentes, o que al final el alienígena sea hasta comprensivo, no le quitan, para mí, la esencia y el disfrute a una película de las que hacía tiempo que no veía; de esas que te hacen añorar de nuevo la infancia -y no precisamente por ir escapando del ejército-, y es que, el variopinto grupo de amigos de Joe hace que sea imposible no encariñarse con, al menos, alguno de ellos.

La película no es ni de acción, ni de miedo, ni de suspense: sencillamente es una cinta de aventuras bastante familiar y muy agradable de ver. El punto sentimental se nos muestra desde el principio y se irá revelando poco a poco.
El secreto que esconden tanto Joe como Alice es bastante obvio desde que se conocen y el hecho de que los padres lo superen gracias a ellos, al igual que los jóvenes logran dejarlo atrás, era más que necesario para que la vida de todos estos personajes siguiera adelante y dejase el pasado atrás.

Me ha gustado bastante y creo que es la primera en mucho tiempo en la que veo disfrutar a Prala también, lo cual me supuso una alegría (la pobre ya está harta de tanto héroe, tanto robot y tanto medievo), extra.
Le doy un 8'3/10.

PD: Atentos a los créditos, pues antes de que terminen se ve la película realizada por Charles. Un lujo.
Leer más...

jueves, 15 de septiembre de 2011

Asombroso final de la 4ª temporada de 'True Blood'

Hace tres noches, con un día de retraso, vi el último episodio de la cuarta temporada de 'True Blood', la serie sobre vampiros de la HBO inspirada en los libros de Charlaine Harris sobre Sookie Stackhouse, una camarera telépata de un pequeño pueblo de la América profunda llamado Bon Temps, que se convierte rápidamente en un imán para todo tipo de problemas y criaturas sobrenaturales.
Partiendo del argumento principal del cuarto libro, el ataque de las brujas y la pérdida de memoria de Eric, se inició esta temporada, eso sí, mostrándonos ya el mundo de las hadas -que no se desvela hasta la novena novela-, para abrir otro frente contra al que tendrán que hacer frente en futuras temporadas. No voy a tener cuidado a la hora de salpicar spoilers en lo siguiente, así que si no habéis visto la temporada aún, no sigáis leyendo.

Tras los acontecimientos del 'season finale' de la tercera temporada y los primeros minutos de ésta, mientras Sookie escapa del mundo de las hadas en unos minutos, descubrimos que en el mundo han pasado meses desde que ella desapareció y todos la daban por muerta. Bill es ahora el rey vampiro, tras haber acabado, gracias al apoyo de la AVL y la Autoridad, con Sophie-Anne; Eric le ha comprado la casa de Sookie a Jason -que ahora es agente del sheriff- en su ausencia; Alcide se ha mudado a Shreveport y ha vuelto con Debbie Pelt, que parece haberse desintoxicado del V; sin embargo, Andy Bellefleur se ha vuelto adicto al V.
Lafayette disfruta de su noviazgo con Jesús, aunque no termina de gustarle que éste le quiera llevar al camino de la magia; Tara vive en nueva Orleans con un alias falso y novia, obligándose a volver a Bon Temps cuando reaparece Sookie; Arlene y Terry intentan formar una familia, pese a los extraños hechos que ocurren alrededor del bebé y que la madre atribuye al fantasma de René; la relación de Jessica y Hoyt se irá enturbiando, mientras que Maxine Fortenberry, su madre, ha encontrado en el herido hermano de Sam Merlotte el sustituto perfecto de su hijo y, para rematar, Jason, que se estaba haciendo cargo de la manada de Hot Shots tal y como le había pedido Crystal, será encerrado allí al regresar la mujer pantera y el novio que la secuestró.

Si hay algo que se le puede premiar a esta temporada con respecto a otras ha sido el hecho de tener tantas historias secundarias abiertas que necesitasen la presencia de un gran número de personajes, haberlas encajado tan bien y haberlas ido cerrando poco a poco, siempre dejando alguna como antesala del final. Desde la nueva pareja de Sam y el lío en el que le mete su hermano Tommy, así como el conflicto con Marcus, líder de la manada de Shreveport, que aguanta hasta el penúltimo episodio y que se ve entremezclado con la historia de Alcide y Debbie y la caída final en desgracia de la mujer lobo, pasando por el descubrimiento de poderes de medium en Lafayette y el espíritu que acecha a Arlene y Terry por su hijo recién nacido.

La trama principal ha sido la dirigida por Marnie (Fiona Shaw), la modesta bruja de una tienda de Shreveport y líder de una congregación wiccana a la que pertenecen Holly o Jesús, entre otros, comienza a hacer avances en nigromancia y una infiltrada avisa a Bill, que, para intentar librarse de Eric, le ordena como rey que vaya a disolver la congregación, llegando el vampiro vikingo con sus nada sutiles métodos. Una bruja del S. XVII española (¡olé!), llamada Antonia Gavilán, de Logroño, que fue torturada y quemada en la hoguera por vampiros infiltrados en la Inquisición y que consiguió que multitud de ellos salieran en pleno día, muriendo, poseerá a la atacada Marnie y dejará sin memoria a Eric, que terminará refugiándose en casa de Sookie.
Sookie descubrirá un Eric más caballeroso, dulce e inocente que le ablandará el corazón y a quien defenderá ante Bill y el resto de sus amigos, a pesar de las crueldades que lleva haciendo durante toda su no-vida. La búsqueda de Eric y el posterior enfrentamiento con las brujas que apoyan a Marnie poseída serán el único y mayor problema de Sookie, quien se mantendrá al margen de todos los demás conflictos de la serie, algo que era raro en las anteriores temporadas.
Las hadas se ven al principio, con la "merienda" de Claudine y la que se le aparece en el bosque a Andy Bellefleur, mientras que la tan esperada transformación de Jason en hombre pantera debido a los mordiscos de Crystal y el resto de la comunidad de Hot Shots -hilo principal del quinto libro de Sookie-, son tratados muy por encima, cerrados pronto y olvidados durante esta temporada y, sobretodo, son un bofetón a los seguidores de los libros que esperan encontrar lo mismo en la serie, liquidándose a personajes supuestamente importantes en las novelas en un suspiro.

El final, sobretodo quien recibe el disparo de una enloquecida Debbie Pelt (después de que Alcide abjurase de ella), y la sangre fría de Sookie, ha sido lo mejor de un capítulo bastante sentimental y aburrido, pese a que estaba terminando con la trama principal. La muerte de Jesús ha supuesto un duro golpe para Lafayette, igual que el desprecio de Eric hacia Pam, que no puede entender qué le ven a Sookie.
Jason le ha contado la verdad a Hoyt sobre su relación con Jessica y su amigo no ha reaccionado muy bien, pero al menos ha sido sincero por una vez. Lo raro es ver aparecer al reverendo Steve Newlin, líder de la Iglesia del Sol, en la puerta de Jason convertido en vampiro, o la advertencia del espíritu de René a Arlene sobre Terry Bellefleur y su pasado. Lo mejor, el juego que puede dar un recien fugado Russell Edgtinton del parking donde lo enterraron vivo al final de la temporada pasada y, desde luego, la situación de rebeldía en la que se han colocado Bill y Eric, mostrando el vikingo un nivel de sádismo y rapidez decapitando a los guardias brutal.
Ahora, gracias a la confirmación de la HBO y Alan Ball, tendremos que esperar otro año para ver la quinta temporada. Esta se ha diferenciado de la novela en el respecto a los brujos hombres lobo, lo cual arrastraba a otros seres al conflicto, así como la macabra batalla final que se vivía con luchas entre licántropos, cambiantes, brujos, wiccanos y vampiros, así que, eliminado el principal elemento del quinto libro en esta novela: ¿qué nos depararán los guionistas?. Pues espero que más y mejor de lo mismo.

Le doy a la temporada un 7'8/10, por algún que otro altibajo en los capítulos, pero considero que se ha mantenido bastante interesante.
Leer más...

lunes, 12 de septiembre de 2011

Fallece Andy Withfield

Acabo de enterarme de la muerte el pasado domingo, a los 39 años de edad, de Andy Withfield, que saltó a la fama como el protagonista de 'Espartaco: Sangre y Arena', al encarnar al protagonista durante la primera temporada de la serie.
Fue en febrero de 2010 cuando se le detectó un raro cáncer, un linfoma de no-Hodgkin, que obligó a su tratamiento mientras se paralizaba el rodaje de la segunda temporada de la serie a la espera de su mejoría.

Cuando parecía que el linfoma había remitido en septiembre de 2010, Andy sufrió una recaída que le obligó a someterse a un tratamiento más agresivo y a la productora, a reemplazarlo en su papel protagonista por el actor Liam McIntyre.
No ha podido ser y tras dieciocho meses de lucha, al final el joven Andy ha perdido la más importante de las batallas. Una auténtica pena.
Andrew Withfield (17/07/1972 - 11/09/2011). Descanse en Paz.
Leer más...

viernes, 9 de septiembre de 2011

'Camelot', otra víctima de los altibajos.

'Camelot'. U.S.A. (2011) 10 Episodios.

Inglaterra se desangra. Tras la muerte de Uther Pendragón, el rey que a base de terror y fuerza, mantenía unidas las poblaciones británicas, el rey Lot intenta hacerse con el vacío dejado, puesto que Uther sólo dejo una hija, Morgana (Eva Green), y bien es sabido que la misma tendrá muy difícil heredar.
Es por ello que se alía con el sanguinario rey Lot (James Purefoy,carismático malvado), para aspirar al trono de los bretones.

Pero el consejero de su padre, el mago Merlín (Joseph Fiennes), les presenta a Arturo y lo declara heredero auténtico de Uther y la reina Igraine (Claire Forlaine), y lo corona en la olvidada y derruida fortaleza de Camelot. Arturo (Jamie Campbell Bower), había estado viviendo en una familia de campesinos que le ha enseñado lo correcto, sin saber nunca sus verdaderos orígenes y ahora, tras descubrir la verdad, conocer a su madre y bajo el férreo tutelaje de Merlín, intentará convertirse en el rey que se espera para todos los habitantes de la isla.

El duro golpe que supondrá para Morgana y Lot la aparición de un hijo varón de Uther y su más que probable derecho legítimo a reinar, les hará rebelarse y atacar a Arturo, mientras que Morgana comenzará a invocar espíritus malignos para obtener el poder necesario para, por su propia cuenta, aspirar a reinar.

Por si no hubieran suficientes problemas para un recién coronado rey al que no sigue todo su pueblo, debido a unos sueños, Arturo se encapricha de una joven a la que no ha visto nunca, hasta que se la encuentre en la playa y descubra que es Ginebra (Tamsin Egerton), la prometida de su mejor paladín, Leontes, y se dejarán atrapar por el deseo lo suficiente como para poner en peligro la confianza de los hombres hacia su rey.

Con una logradísima ambientación y un elenco de protagonistas de tal calibre como Fiennes o la bella Eva Green, así como el intento de reinterpretar la siempre interesante leyenda del rey Arturo, uno se planta ante esta serie con la esperanza de encontrar una más que animada apuesta de entretenimiento, con interesantes intrigas palaciegas, más después de lo visto en 'Spartacus' o en 'Juego de Tronos', sin contar con 'Los Tudor', por ejemplo, pero lo que se nos muestra aquí está ya muy visto y le falta oxígeno para salir a la superficie el tiempo suficiente como para mantener la calidad a flote. Unos cuantos combates a espada salpicados de sangre y que las protagonistas y otras damas más salgan casi desnudas no es sinónimo de que se consiga el resultado de enganchar a la gente.
Para empezar, Arturo no inspira lealtad. Pretendían que fuera un muchacho, pero es que cualquiera sigue antes a Leontes o al hermano de pega de Arturo que al propio rey. La serie pretende que veamos los resultados de los consejos de Merlín y de la educación recibida en las decisiones que toma, pero el personaje que se nos presenta es irresponsable hasta la médula, un auténtico crío hasta el último episodio, donde intenta, a base de hacerse el héroe, solventar la situación.
Merlín ha resultado otra decepción. El hieratismo de Fiennes, que siempre tiene cara de pena o de temer que alguien le de un sopapo, se ha cargado a un Merlín del que se decía que no envejecía porque usaba la magia desde hacía mucho y que aquí parece un aprendiz traumatizado, incapaz de controlar sus poderes y que es engañado por todos.
Eva Green en su papel de Morgana, junto a los paladines Leontes y Gawain han resultado los personajes más creíbles y bien llevados, igual que la monja que acude a Morgana desde la abadía incendiada donde la hermana del rey estuvo internada y se convierte en su más fiel consejera y en quien urde los planes.

Pero el romance entre Arturo y Ginebra, la infidelidad hacia Leontes, resulta una chiquillada, algo muy fuera de lugar y malamente encajado, solo para que se vea que Arturo fue el primero en tomar a Ginebra y que ella, tarde o temprano volverá a él. Si es que ya nos dejan ver que era un poco ligera de cascos, como preparándonos para lo que pasaría en el futuro con Lancelot. A Jaime Campbell le falta carisma para ser querido por el pueblo y creíble en ese papel en pantalla. A pesar de la épica muerte de James Purefoy, eché de menos que el actor que hacía de rey Lot no hubiese dado algo más de juego apareciendo en más episodios de la serie.
En resumen, un juguete demasiado caro -de hecho, es uno de los motivos de que Starz anunciase su cancelación-, que subía un poco y descendía el doble, que hacía indiferente al espectador en todo lo que sucedía, pese a los homenajes artúricos, como el extraer la espada de la roca o la obtención de Excalibur. Tal vez si no hubiera sido tan previsible el romance entre Arturo y Ginebra, si el peso del protagonismo hubiera recaído sobre otro actor con mejores expresiones que el rostro de hurón de Campbell, o si Joseph Fiennes fuese capaz de articular más expresiones en su rostro, la serie podría haber sido mejor, pero no lo fue. Ningún capítulo era capaz de mantener al espectador sentado sin despegar los ojos de la pantalla y eso y las audiencias, mandan, por lo que estamos ante una decepción más que desaparece, con más pena que gloria.

Le doy un 5'3/10.
Leer más...