lunes, 24 de mayo de 2010

'The End'. Se acabó 'Perdidos'. ¿Y ahora, qué?

Se acabó. Tutto finnitto. It's over. C'est fini. La serie más misteriosa, enrevesada y con mayor número de seguidores de todos los tiempos ha acabado esta madrugada, en una retransmisión casi simultánea en 59 países, en España a través del canal de televisión Cuatro, con una pérdida de seis minutos, con fallos en los subtítulos y con una cutre-charla final de "entendidos" tras la emisión (entre ellos Flipy, que te crees) que parecía que acababan de ver cualquier cosa menos la serie.

Pero lo que queda es que tras casi 6 años siguiendo la serie, es difícil entender que se haya terminado para siempre (y en esto parecen muy tajantes los productores) y de esta forma, sin cerrarlo todo y optando, parece, por una vía rápida de final de serie sin que se explotasen y desentrañasen el resto de personajes y misterios que esta 6ª temporada solo había aumentado más.


Casi parece que fue ayer, cuando un día entre semana, mientras cenaba, me quedé viendo en La 1 los dos últimos episodios de la primera temporada, aquella que ni me molestaba en ojear cuando veía, semana tras semana, a mi madre viéndola interesada. Pero esos dos episodios, esa balsa que explotaba, ese barbudo cabrón que se llevaba a Walt, esa escotilla reventada con dinamita... me enganchó y ya no pude parar de verla, pese a los cambios de cadena a La 2 sin avisar, los bajones producidos en la 3ª temporada y que la trama, lejos de dar respuestas, generaba más preguntas. Así que ahora, voy a opinar sobre lo que ha pasado en el final, voy a dar mi resumen, lo que pienso y voy a SPOILEAR. Así que, quienes no lo hayan visto todavía, que no pinchen en la continuación de la noticia. Es un aviso.

Doy por supuesto que todos los presentes hemos visto "The End", ese épico final. Si no, vuelvo a avisar, salid de la noticia, que os joderé una gran serie. Hecha esta última advertencia, voy a entrar al meollo del asunto.

Jack había aceptado ser el nuevo Jacob y los supervivientes (bando de Locke-humo negro y Jack) buscaban a Desmond para utilizarlo, cada uno en sus planes. Así quedaron las cosas en el anterior episodio y así comienzan en el final de temporada. Mientras que en la isla cada uno intenta derrotar al otro y el grupo de Miles, junto a Richard Alpert y a Lapidus, se dirige hacia el avión para salir para siempre de la isla, Desmond sigue con su particular odisea de reunir a los tripulantes del Oceanic 815 en esa realidad alternativa para que recuerden como él, con la esperanza de que puedan estar todos juntos. En este punto, tengo que darle las "gracias" a Cuatro por su baile de subtítulos y porque no me fio de los que si funcionaban, ya que no se si Desmond sabía que era un purgatorio o pensaba que era una realidad donde todos estarían a salvo si lograban recordar.
También tengo que darle las gracias porque no se cómo se reencuentran el grupo de Jack, Hugo, Kate y Sawyer con Locke, Desmond y Linus, porque ha habido un salto al salir un flashsideway justo después de que Locke amenazase a Desmond con matar a Rose y a Bernard.

Así que en esas estamos cuando John y Jack deciden bajar por la gruta de donde proviene la luz, llevando a Desmond para que sea él quien baje hasta la misma. Allí, Desmond, soportando el electromagnetismo, no muere y se convierte en un nuevo humo, si no que logra quitar el tapón que resguardaba esa luz flotando en lo que parece la fuente de la eterna juventud. Pero algo va mal, porque la isla comienza a temblar. Locke sonríe, ha ganado (en esta parte, vemos también un rápido gesto de redención por parte de Linus al salvar a Hurley de un árbol que cae). Pero cuando Jack se le lanza convencido y empieza a darle puñetazos y Locke sangra, ve que se ha vuelto mortal y que puede recibir daño. Así que, tras aturdir a Jack, se marcha.

Por su parte, Desmond había reunido a bastante gente ya en la otra realidad. Charlie ha sido llevado al concierto gracias a Hugo y Sayid, quien se ha reencontrado con Shannon, su rubio amor asesinado por Ana Lucia por accidente en la 2ª temporada. Y se ha desvelado quien era la exmujer de Jack: Juliet, como bien auguraba Prala. Jin y Sun también recuperan la memoria y sus conocimientos de inglés, orgullosos de ser los padres de Yi Jeon. Con todo esto y con Jack lanzándose de nuevo hacia Locke, que se disponía a bajar por las escaleras que daban a la cueva de los nombres y marcharse en barco, termina la primera mitad del capítulo.

Y así empieza el siguiente. Jack está a punto de morir a manos del falso Locke y recibe una herida fatal, pero Kate, sorprendentemente, será quien se libre para siempre del humo negro. Con la isla a punto de desmoronarse, Jack decide sacrificarse por los demás y restaurar la luz. Sawyer y Kate se marcharán hacia el avión. Hugo y Linus se quedan en la isla. Aquí, por fin, se aclara el triángulo amoroso más complicado de toda la serie, pese a que en la 5ª temporada parecía haber quedado claro: Kate le dice a Jack que le quiere y Jack también se lo confiesa, pero a pesar de no volver a verse nunca más, deciden separarse (la lealtad de Kate para con Claire opino que aquí es fundamental para no mandar todo a la mierda y quedarse también en la isla, pero menos mal).

Alternamos con escenas de Lapidus y Miles arreglando el avión, mientras en la otra realidad, Locke acaba de recuperar sus recuerdos tras ser operado por Jack y Sawyer se encuentra con Juliet de casualidad en el hospital, dando paso a uno de los momentos más emotivos de este final. Al igual que en pleno concierto de Faraday y Charlie, Kate ayuda a Claire a dar a luz y Charlie las sigue. La escena, con el nacimiento de Aaron y la vuelta de las memorias de los tres es otra de las que enternece.

Mientras Sawyer y Kate se dirigen al avión. Jack se despide de Hugo y le nombra sucesor suyo, al estilo Jacob (lo de beber agua es un bautismo puro y duro). Jack baja al centro de la extinta luz ayudado por Linus y Hurley y allí se encuentra con que Desmond todavía está vivo. Aquí, Desmond le dijo que creía que todo funcionaría, que vivirían felices en la otra realidad que él veía y que se había equivocado; es posible que sea en este punto en el que por fin sea consciente de que no es otra vida lo que está sucediendo, si no que se ha visto en el purgatorio, en ese paso previo tras la muerte. Jack le dice que se marche, que tiene que vivir su vida, que le espera una mujer y un hijo, y que él ya está muerto. Y lo sabe, no por lo que pueda suceder, si no porque, al fin y al cabo, es médico y sabe el alcance de la cuchillada de Locke.
Jack pone de nuevo el tapón y tras unos angustiosos segundos, donde vemos que Sawyer y Kate recogen a Claire y montan en el avión a punto de despegar, el agua vuelve a manar y la fuente brilla de nuevo. Pero apenas puede moverse y aunque Hugo y Ben tiran de la cuerda, a quien suben es a un inconsciente Desmond. El avión ha despegado, Hugo le ofrece a Linus ser su número 2 en la isla y cambiar el modo de dirigir la misma a como lo hacía Jacob: Desmond podrá marcharse sin obstáculo alguno.

Y Jack, que ha ido a la fiesta y se ha encontrado con Kate, que ya le recuerda, siente una ráfaga de recuerdos, pero los reprime o no son suficientes. Kate le acompaña a la Iglesia donde descansa el féretro de su padre y le pide que entre por la puerta trasera, que todos les esperan. Vemos llegar a Locke, que ve allí a Linus y deja su silla de ruedas. Ben se disculpa por haberle matado y John le perdona. Justo después sale Hurley y le pide que les acompañe, pero él se resiste a entrar (tal vez no esté preparado para "dar el salto" y prefiera esa realidad), por lo que Hugo se despide de él diciéndole que fue un buen número 2, contestándole Ben que él también fue un excelente número 1. Esto nos da la pista de que todos, menos Jack, saben lo que pasa y que no estaban muertos desde que llegaron, si no que vivieron, cada uno, su momento.

La última aparición de Jack en la isla, moribundo, es para verle avanzar hasta el bosque de bambúes donde despertó tras el accidente (de hecho se ve el zapato que le faltaba al despertar colgado en uno), dirigiéndose, casi inconscientemente, hacia el lugar donde cayó. Allí, se desploma, dando sus últimos alientos y Vincent, el perro de Walt, aparece y se tumba a su lado. Es entonces, mientras se apaga la chispa de vida del doctor Jack Sephard, cuando en la realidad alternativa Jack toca el ataúd de su padre, recuerda todo lo de la isla y ve a su padre en pie. "Aquí no hay un ahora", le dice Christian a su hijo. Porque todos murieron, algunos antes que él, otros muchísimo después, pero están todos reunidos, esperándole (al estilo de la última escena de 'Titanic', vamos xD), para que al fin se cierre el círculo. Y entonces, los ojos de Jack en la isla, se cierran y todo acaba como empezó, siendo Jack el conductor principal de la historia.

Desde luego, el capítulo es precioso. Tiene su ritmo, aunque las cosas de la época actual suceden demasiado deprisa como para que tengan trascendencia. Es la tónica que ha seguido esta sexta temporada, donde tantos personajes principales han ido muriendo presas del destino y de los caprichos de los guionistas. Los Kwon no tuvieron su final feliz, Iliana molestaba demasiado y había que sacarla, Widmore fue víctima de la venganza generada por sus propios actos y Sayid tuvo una rápida redención. Se despacha rápidamente el enfrentamiento definitivo entre el bien y el mal, Jack y el falso John Locke, acabando con la maldición del humo negro. Queda como sucesor de Jacob, Hugo, a quien yo veía como el más indicado desde que comenzó esta temporada y sabíamos que tras la muerte de Jacob alguien debía sustituirle, porque pese a la idoneidad de Jack, si se arreglaba con Kate sería cruel separarles. Al final, optaron por hacer las dos cosas. Lo que más tiempo les ha llevado en el capítulo final ha sido volver a unir en ese limbo a los protagonistas, con sus reencuentros (Prala dijo que se estaba dando cuenta de la cantidad de parejas que habían en la serie y lo culebrón que era) y los recuerdos de temporadas anteriores, que eran tanto suyos como de los espectadores que tan fielmente seguimos la serie antes de que fuera un fenómeno fan en España, y también de todos los demás.

Por ello, como conclusión, podemos decir que los misterios de la Isla, de Jacob y su hermano innombrable, del magnetismo, de la luz, de su movimiento temporal y a través del propio espacio, de la salida en Túnez, de quien acabó el mecanismo que construían los de la aldea del humo negro, se han quedado sin respuesta. A pesar de los capítulos dedicados a Jacob y a Richard Alpert, estos han generado más dudas de las que han despejado y han servido más como dato anecdótico que para explicar las preguntas. La Iniciativa Dharma, pese a las idas y venidas de la serie, tuvo un inicio y un final bastante claro: llegaron a la isla para estudiarla por sus características y murieron cuando Linus decidió gasearlos (aconsejado por el espectro de su madre, que sabemos ahora era el humo negro) y pasarse al bando de Los Otros. Tampoco sabemos qué pintaba la estatua egipcia, quien descubrió o llegó primero a la isla, ni el significado del templo oculto donde estaba el japonés liderando a aquellos refugiados que masacraron tan alegremente los hombres de Widmore.
Al menos, los susurros pueden entenderse como las almas de todos los que habían muerto allí, que por una cosa u otra, eran prisioneras del humo negro, ya que en cualquier momento podía adoptar su forma.

Esto han sido preguntas sin respuesta. Igual de vagas que el futuro de aquellos que lograron escapar de la isla, Kate, Claire, Sawyer, Lapidus, Miles y Alpert, y el de los que se quedaron a protegerla, como Linus y Hugo. Incluso el pobre Desmond, que ya tendría ganas de ir a ver a Penny por fin y olvidarse de este asunto. El final se ha centrado en Jack, porque ha sido el último en dar el paso hacia el otro mundo, en viajar a esa vida paralela, que eran los rumbos que habrían seguido sus vidas de no haber existido nunca la isla.

Por lo tanto, todos aquellos que piensan y afirman (como los "expertos" de Cuatro) que todo ha sido un purgatorio, un invento de la mente de Jack y que todos estaban muertos desde el principio, se equivocan. La realidad alternativa de esta temporada, y solo de ésta, era un purgatorio en el que las almas de los personajes vagaban hasta que asumían sus recuerdos, ayudados por el clarividente Desmond, que al final ha resultado tener algún poder, como Miles y Hugo. Lo que sucedía en la isla era real; lo que sucedió cuando se marcharon de la misma y pasaron esos 3 años viviendo de nuevo sus vidas, también era real y tanto Richard, como Jacob, como Dharma, y todos los demás eran personas reales que llegaron a la isla por uno u otro motivo, y que vivieron y murieron sus vidas. Esto no es 'Los Serrano', ni 'El Arte de Morir', me recuerda más a 'Passengers', pero aquí todos vivieron tras el accidente y fueron muriendo por hechos diferentes.

He echado de menos algún que otro personaje para una breve aparición, como el Sr. Ecko, pero claro, siendo de Nigeria y con el poco trato que tuvo con Jack, imagino que pintaba poco.

Hemos visto un fuerte elemento religioso en toda la serie. Desde aquellos que tenían que creer sin ver, como Locke o el propio Linus, hasta los más escépticos que terminaban cambiando de bando, perfectamente representado por Jack. Había personajes místicos, como Ecko, y quien creía en los milagros, como Rose y Bernard, o Locke. Y la figura del bien y el mal reflejada en Jacob y el Humo Negro, aunque en primera instancia era cosa de Los Otros y Linus contra los supervivientes del 815 de Oceanic.

Estoy seguro de que se me quedan muchas cosas por decir, pero llevo más de una hora intentando escribirlo todo, poner las ideas en orden y dejarlo todo como estaba. El final ha sido triste, digno, pero muy triste. Y ahora se nos presenta un horizonte sin 'Lost', algo difícil de imaginar hace unos años, pero consecuencia de la bajada de audiencias de la serie en Estados Unidos (y aunque no lo parezca, casi nadie veía la serie en España por Cuatro). Tal vez, dentro de no mucho, vuelva a revisionar esta magnífica serie y a disfrutar con tantos y tantos secretos que nunca serán desvelados y vuelva a sentir ese sabor agridulce que te dejan las cosas que de verdad te han encantado.


Le doy a la serie, un 9'5/10.

Leer más...

sábado, 22 de mayo de 2010

'No es Tan Fácil'

'It's Complicated', de Nancy Meyers. U.S.A. (2009)

¿Qué pasaría si tras un duro divorcio, diez años después, por los azares del destino volvieras a encontrarte con tu expareja y a acostarte con él? Partiendo de esta premisa, Nancy Meyers, siguiendo la fórmula de 'Cuando menos te lo esperas', con una Meryl Streep que lleva unos años en estado de gracia ante todo lo que realice y un Alec Baldwin viviendo una segunda juventud gracias a la serie '30 Rock', nos presenta una comedia romántica acerca del despertar del amor en la madurez y de los quebraderos de cabeza que derivan de ello.

Jane Adler (Meryl Streep) es una pastelera con tres hijos, divorciada desde hace diez años con y a quien le ha costado barbaridades superar su divorcio. Sin embargo, por cosas de la vida, se ve obligada a encontrarse y tratar algo más con su exmarido, Jake Adler (Alec Baldwin), con quien quiere tener el menor trato posible y que, además, está casado con una mujer más joven que ella.
Pero mientras ambos están en un viaje en Nueva York, se encuentran en el hotel y la cena, las vivencias y mucho vino les hacen cometer una pequeña locura: se acuestan juntos.

Reencontrados, con dudas, pero ilusión, comienzan a tener una aventura, pese a las muchas dudas que parece generar en Jane, que no está segura de saber si lo hace bien o no. Sin embargo, Jake parece más que dispuesto a renunciar a su matrimonio actual y a una vida que no le satisface en absoluto y cambiarlas por su antigua mujer.
Pero como no podía faltar, se crea un triángulo amoroso cuando entra en escena Adam (un plastificado e inexpresivo Steve Martin), el arquitecto encargado de reformarle la casa a Jane y que pronto quedará prendado de la rubia cocinera, si bien ella tendrá dudas sobre si volver con su antiguo amor o hacer frente a las nuevas posibilidades y sentimientos que despierta en ella el tierno arquitecto de pelo blanco.

'No es Tan Fácil' es una buena comedia romántica, divertida, con situaciones hilarantes y una fórmula efectiva. Al mismo tiempo, el guión tiene más profundidad de la que suele encontrarse en este tipo de productos, con una Meryl Streep que estuvo nominada por este papel a los Globos de Oro y que tiene el suficiente talento como para que nos creamos tanto los pensamientos que pasan por su cabeza, como sus reacciones. Y el dueto Martin-Baldwin cumple sobradamente en pantalla, sobretodo el segundo, que es el culpable de las mejores secuencias de la película.

Le doy un 6'8/10.
Leer más...

miércoles, 19 de mayo de 2010

¡¡¡Por fin!!! En Junio llega "La Dama del Lago 2"

Ya era hora. No, más que hora, ya era el maldito momento. Por fin, tras años de espera, el próximo uno de junio se pondrá a la venta la última parte del último libro de la saga de Geralt de Rivia, del genial escritor polaco Andrzej Sapkowski.

Y no es para menos, ya que desde que se publicara "La Torre de la Golondrina", 6º libro de la saga, han pasado casi cuatro años en los que el traductor alegó falta de inspiración, bloqueo, y alguna cosa más para que, cuando en Septiembre del año pasado anunciaban la salida de "La Dama del Lago", encima tuvieramos que aguantar que dividían el libro en dos partes para seguir manteniendo a los lectores y sangrarnos un poco más, cobrándonos lo mismo por cada medio libro que por el volumen entero.

Encima, este mes he visto en la revista de Círculo que sacan en tapa dura los 7 libros, a 18€ cada uno, y con las portadas de Alamut, que representan cada una un personaje de la saga y yo, como ya los tengo comprados, tengo que conformarme con esas patéticamente diseñadas cubiertas impersonales de Bibliópolis. La cuestión es quejarse, aunque sea un poco.

Por fin podremos conocer el desenlace de la historia, aunque desgraciadamente, el juego "The Witcher" ya me destripó el final por completo y se que más de uno dará su vida en vano, pero con ello cerraremos un ciclo que para el escritor lleva cerrado desde 1997, aunque recientemente dijo estar planteándose reescribir sobre Geralt otra vez.

En esta ocasión, para la portada del libro, los de Alamut han realizado un dibujo de Triss Merigold, la otra hechicera importante en la vida de Geralt que en el juego cobra más protagonismo. Sinceramente, no me parece que el dibujo pueda ser tan sensual como se la describe y podrían habérselo currado un poco más, como con el de Yennefer. Solo quedan 2 semanas... vamos a cerrar el ciclo de un genio de la literatura
Leer más...

jueves, 13 de mayo de 2010

'Iron Man 2'


'Iron Man 2', de Jon Favreau. U.S.A. (2010)

La nueva entrega de 'Iron Man' llegó a los cines españoles el pasado 30 de Abril, una semana antes que su estreno en Estados Unidos y, aunque en taquilla no pudo con la omnipresente 'Alicia en el País de las Maravillas', de Tim Burton, fue el estreno más fuerte de la semana y el más esperado por alguno de nosotros.
Robert Downey Jr. volvía a meterse en el pellejo de Tony Stark y a enfundarse la armadura para combatir a una nueva amenaza venida desde Rusia, Whiplash (interpretado por Mickey Rourke), que quiere destruirle a él y a su imperio.

La acción transcurre pocos meses después de que Tony Stark declarase al mundo que él era Iron Man. Con su armadura, ha logrado poner fin a los conflictos que asolan el planeta y ha establecido un periodo de paz. Sin embargo, eso no parece ser suficiente para los E.E.U.U., que aspiran a que les sea entregada la armadura para el ejército, a lo que Tony se niega. Por si fuera poco, el paladio que alimenta el reactor de su pecho y que evita que la metralla llegue al corazón está envenenándole, por lo que cada vez le queda menos de vida y Stark intenta dejar alto su legado y el de su padre al mismo tiempo que se envuelve en una espiral autodestructiva y ahogando las penas en el alcohol -haciendo un buen guiño a las tramas del comic-. En el ámbito empresarial, solo sabe volver loca a Virginia Potts (de nuevo Gwyneth Paltrow con algo más de protagonismo que en la primera parte) y a su chófer-guarda espaldas (interpretado por el propio Jon Favreau, que también aumenta su tiempo delante de la cámara a pesar de ser el director), por lo que contratan a Natalie (Scarlet Johansson),para que sea la asistenta de Stark en estos días en los que parece descontrolado.

Pero como todo debe complicarse aún más, Ivan Vanko (Mickey Rourke), el hijo de un físico que trabajó con el padre de Stark en el desarrollo del reactor que lleva en el pecho, ávido de venganza contra quienes causaron la desgracia de su padre, se fabrica una versión propia del reactor con unos látigos de energía y decide plantarle cara a Iron Man en medio de una competición automovilística a la que el excéntrico Tony Stark decide apuntarse en el último momento. Justin Hammer (un cómico Sam Rockwell), querrá aprovecharse de los conocimientos de Vanko para poder crear armas similares a la armadura de Starkn para el ejército y poder superar así a su competidor.

Conforme va avanzando la trama, volveremos a ver a Tony Stark redimirse de su comportamiento y afrontar la situación, gracias, en parte, al tirón de orejas que le dará Nick Furia (Samuel L. Jackson repite papel, y tiene firmado para otras 7 películas más) y su supuesta nueva secretaria, Natasha Romanoff, alias la Viuda Negra, tras un bochornoso enfrentamiento con su amigo James "Rhodey" Rhodes, que llevará a este a convertirse en "Máquina de Guerra" (Don Cheadle interpreta al personaje en esta segunda entrega, sustituyendo a Terrence Howard, como ya comentamos aquí), en parte por los conocimientos que su difunto padre le lega en unas grabaciones de los años 70.

'Iron Man 2' partía de la base de superación de la primera película, que sorprendió a todos por su planteamiento y su dinamismo. Es posible que el alto número de personajes que se han añadido a la trama entorpezcan el desarrollo del principal villano, Vanko, que queda algo relegado. "Pepper" Potts, Natasha, Nick Fury, Hammer y Rodhy tienen su protagonismo, pero tan solo les vemos actuar como una comparsa, pululando en todo momento alrededor de Stark y condicionados a los actos del mismo hombre de hierro. No se puede negar que Robert Downey Jr. vuelve a llenar la pantalla y la película en sus momentos más débiles, con su carisma y ese toque engreído que le da al personaje, aportándole matices que solo él sabe.
Ante tan elevado plantel de actores, Sam Rockwell (como Justin Hammer) queda relegado a un mero bufón que le proporciona, con su ambición, los medios a Ivan Vanko para poder vengarse y la aparición de Samuel L. Jackson es bastante breve, pudiéndose haber aprovechado más, al igual que Scarlet Johansson, participando en poco más que unas cuantas piruetas para lucirse -sobretodo en esa escena que es "ayudada" por el personaje de Jon Favreau-.

Buenos los guiños a otras producciones en marcha de Marvel: el primero, cuando sale el escudo a medio hacer del Capitán América en la escena en la que está creando Stark el reactor; el segundo, esa escena que ya ponen siempre tras los créditos donde se nos muestra un enorme cráter en Nuevo México y fuera, Mjolnir, el martillo de Thor.

Por todo ello y demás cosas que seguro me dejo en el tintero, 'Iron Man 2' es una excelente continuación, que siguiendo la estela de la primera, tanto en sus carencias como en sus logros, consigue contar una historia entretenida y con contenido, demostrando que una adaptación de un cómic no tiene porque ser ridícula -aunque Nolan ya lo había conseguido con sus aportaciones a DC, pero en Marvel solo Singer había logrado eso-. La acción está bien contenida, sin acaparar demasiado tiempo en pantalla y el guión se mantiene sin problemas. Eso sí, los efectos especiales a veces son abusivos (y solo lo digo por al cantidad de cachivaches tecnológicos y ordenadores que lleva siempre Stark y que son la envidia de cualquiera, sobretodo esas interfaces en 3D y esas canastas de juego xD). No destaca mucho la sustitución de Terrence Howard por Don Cheadle, aunque hubiera preferido que siguiera el primero, y como ya dije, Downey Jr. vuelve a estar espléndido.
Por todo ello, le doy un 8/10.
Leer más...

miércoles, 12 de mayo de 2010

"La Danza del Cementerio", de Douglas Preston y Lincoln Child


"Cemetery Dance", U.S.A. (2008)

Aloysious Pendergast vuelve a escena, tras casi un año desde que se marchara de Nueva York, para resolver un espeluznante caso. William Smithback, reportero y amigo del agente, ha sido brutalmente atacado en su apartamento. El agresor es por todos conocido y no sería fácil detenerle, salvo por el hecho de que lleva dos semanas muerto.

Con esta premisa inicial, el Agente Especial del F.B.I., A. X. L. Pendergast regresa a la ciudad, tras su retiro espiritual en el Tibet junto con Constance, para intentar resolver el extraño caso que gira en torno a una remota comunidad aislada del mundo en la Isla de Manhattan y a sus extraños ritos de Vudú y obleah. De nuevo, estará ayudado por el teniente Vincent D'Agosta, por Wren y por la mujer de Smithback, Nora Roberts, a quien también parecen perseguir los zombis con la intención de matarla.

Como siempre, el libro juega con el fáctor sobrenatural y con las miserías de los hombres que pueden llevar a ese camino. Pendergast, como siempre, parece ir un paso por delante de los demás, aunque en este caso, debido a que es de Nueva Orleans y el vodú está muy arraigado en sus gentes, presenta dudas sobre lo que debe o no hacer, hasta el punto de solicitar ayuda a un antiguo mentor.

Siguiendo en la línea de Preston y Child, estamos ante una novela interesante, con momentos de tensión esparcidos por toda ella y con un desenlace que une a los diferentes personajes que han ido apareciendo a lo largo del libro, en lo que suelen ser las escenas finales que suele contener la saga Pendergast. Entretenida y recomendada lectura. Hace casi dos meses que me lo leí ya y por fin logro colgar la reseña. No tengo tiempo para estas cosas ya, jeje.

Le doy un 7'4/10.
Leer más...

lunes, 3 de mayo de 2010

'Iron Man'

'Iron Man', de Jon Favreau. U.S.A. (2008)

Cuando en el año 2008 salió esta película en los cines, nadie esperaba lo que fue. Marvel, cansada seguramente de que la 20th Century Fox y Sony destrozasen sus emergentes franquicias y no consiguieran el éxito deseado -casos de 'X-Men 3: La Decisión Final', 'Spider-Man 3', 'Los 4 Fantásticos' o 'Hulk'- decidió coger las riendas de sus propias producciones y comenzó el año con 'Iron Man' para seguir, un par de meses después, con 'El Increíble Hulk'. Marvel montaba su propia productora y se hacía con el control total de la película que estaba desarrollando. El primer paso fue ofrecer a Robert Downey Jr. el papel protagonista de Tony Stark, y formar a su alrededor un elenco de secundarios de primer nivel, para intentar garantizar el éxito de esta arriesgada andadura: Gywneth Paltrow, Jeff Bridges, el propio director Jon Favreau, Terrence Howard o Samuel L. Jackson para una breve aparición estelar. Con ello, se inició la andadura de 'Iron Man' en la gran pantalla.

Actualizada a nuestros tiempos, la historia gira en torno al magnate científico y fabricante de armas Anthony Stark, joven prodigio que heredó el imperio de su padre, Howard, por lo que Industrias Stark es la mejor fabricante de armas del país. Egocéntrico, narcisista, mujeriego en la misma proporción que brillante, Stark sufre una emboscada por insurgentes en Afganistán cuando regresaba en un convoy militar de hacer una demostración al ejército de una nueva arma. Herido, encerrado y secuestrado, es obligado a trabajar con otro científico llamado Ginseng en la construcción de un misil. Por si fuera poco, le queda en el interior restos de metralla y se le construye un electroimán que se le incrusta en el pecho para evitar que llegue al corazón y le mate.
Pero el genio de Stark, lejos de rendirse, comienza a construir una armadura que les ayude a escapar de sus captores y así pueda volver a casa y comenzar a enmendar sus errores.

Cuando lo consigue, Stark comienza a desarrollar en secreto el proyecto de una mejor armadura para luchar contra el crimen, manteniendo al margen a su asistenta personal Virginia 'Pepper' Potts (Gwyneth Paltrow), al su amigo el militar James Rhodes (Terrence Howard) y al vicepresidente de Industrias Stark, Obadiah Stane (Jeff Bridges), a quien no le ha gustado nada la decisión de Tony de dejar de fabricar armas. Así que a partir de ese momento, Stark comienza a desarrollar la armadura Iron Man, probándola hasta que decide volver a Afganistán a hacer un test real contra aquellos que le tuvieron encerrado.

Sin embargo, tiene al verdadero enemigo más cerca de lo cree, por lo que no deberá bajar la guardia.

'Iron Man' supuso una sorpresa cuando se estrenó. El carisma de Robert Downey Jr. y el personaje que tenía que interpretar, le vino como un traje hecho a medida y gran parte de la película se apoya en ello. Presenciamos el viaje del egocentrismo puro y duro de Tony Stark a la preocupación y la asunción de una responsabilidad para con el mundo debido a la situación traumática que experimenta y que le hace cambiar -pese a que siga siendo un chulo engreído, pero es que lo borda-, que es bastante creíble. Los secundarios aportan su granito de arena, aunque no destaque la interpretación de ninguno por encima de Downey Jr., y eso que tenemos a Jeff Bridges o a Gwyneth Paltrow, que son grandes actores.
Las escenas de acción están bien repartidas en el film y no se abusa de ellas, teniendo bastantes más diálogos y partes de la preparación del héroe. Cierto es que el desenlace tras la aparición del "malo final" es bastante breve y la lucha se ve algo escasa, pero como película inicial de una saga, cumple con creces.

Tan bien le salió a Marvel la jugada que no tuvo miedo de confirmar enseguida que tendría dos secuelas y que era el inicio, el primer eslabón, del ambicioso proyecto de llevar al cine a cada uno de los 'Vengadores' y a todos ellos en una película en 2012. Samuel L. Jackson, como Nick Fury, ya lo avisaba en la escena tras los créditos.

En defnitiva, la primera parte de 'Iron Man' es una buena película. No solo como adaptación de un personaje del comic, si no como una entretenida película de acción, no demasiado irreal, a pesar de lo que pueda suponerse de adaptar un personaje de papel, con un equilibrio difícil de encontrar entre acción y trama y con un Robert Downey Jr. en estado de gracia que acapara toda la película. Se merece, tras un segundo visionado, los mismos elogios que le di hace ya dos años: 8'2/10.
Leer más...